10 paisajes increibles que parecen de otro mundo

Nuestro planeta no deja de fascinarnos con paisajes increíbles que nos dejan sin aliento, desde cumbres que parecen rasgar el cielo con sus uñas de nieve perpetua, hasta llanuras imposibles que llegan más allá de donde se pierde la vista. Desde el bosque más denso y verde hasta el desierto más inhóspito y seco. Cualquiera diría que estamos preparados para todo lo que nos ofrece, pero no. La Tierra siempre es capaz de sorprendernos y aquí os traemos la prueba de que en este planeta hay lugares que parecen de otro mundo.

Valles de la Luna, Sudamérica

El nombre no puede ser más descriptivo: sin ser capaces de encontrar nada parecido, excepto en nuestro satélite, hay cuatro de estos valles en Sudamérica. Desde las piedras pulidas por la acción del agua de Vale da Lua de Brasil (en la Chapada dos Veadeiros), hasta el extraño Valle de la Luna de Bolivia (cerca de La Paz), que parece la construcción que un niño gigante haría en una playa, pasando por el de Argentina (San Juan) con su submarino de piedra y la pista de bolos, y el de Chile (cerca de San Pedro de Atacama), en el desierto de Atacama en el que todo parece de fuera de este mundo.

paisaje increible valles de la luna
paisaje increible valles de la luna

Cueva de los cristales gigantes de Naica, México

La fortaleza de la soledad de Superman existe y está en México. El refugio ártico del hombre de acero, creado a partir de un cristal de Kripton, apareció por primera vez en los cómics en 1949, pero en la realidad se descubrió en el año 2000. En Naica, en el estado mexicano de Chihuahua, apareció por casualidad una cueva llena de gigantescos cristales de yeso a 300 metros de profundidad en una mina de plomo y plata. Eso sí, a diferencia del refugio de Superman, aquí la temperatura se mantiene en los 50 grados y la humedad no baja del 98%.

paisajes- espectaculares cueva de los cristales de naica en mexico
Foto: Alexander Van Driessche / Flickr CreativeCommons.

 

La montaña Tianzi, China

Seguimos con paisajes y arte. En este caso no se descubrió un lugar real que hubiera aparecido antes en un cómic o en una película. Hablamos de una montaña tan increíble que sirvió de inspiración para la creación de otro planeta de película. La montaña: Tianzi dentro de la reserva de Zhangjiajie, en la provincia de Hunan, China; y la película: Avatar. Una de las cumbres pasó a llamarse Hallelujah en honor a la película y como agradecimiento a la fama. Las formas puntiagudas de los picos, la vegetación que crece en la base y en las cumbres, la niebla que suele envolverlos dándoles un aspecto fantasmal… en cualquier momento te podrías encontrar con un Na’vi, de hecho hay uno en el mirador.

paisaje increible la montana tianzi en china
paisaje increible la montana tianzi en china

 

El Pozo de Darvaza, Turkmenistán

Un fuego que nunca se consume, día y noche, eso es el Pozo de Davaza. La llamada “puerta del Infierno” nos saca de este planeta, aunque su existencia se debe a un error humano. En la década de los 60, geólogos soviéticos descubrieron una enorme cueva llena de gas natural por accidente, cuando se hundió su techo tragándose sus tiendas y equipos. Veinte años después, aún no se sabe cómo, se prendió fuego al gas y todavía sigue ardiendo, alcanzando los 400º en su interior.

paisajes increibles el pozo de darvaza en turkmenistan
paisajes increibles el pozo de darvaza en turkmenistan

El gran agujero azul de Dean, Belice

Seguimos con pozos, esta vez en el agua. Si bien es cierto que casi cualquier paisaje submarino nos parece de fuera de este mundo, un agujero casi perfectamente circular de 300 metros de diámetro y más de 120 metros de profundidad no deja de ser llamativo, sobre todo visto desde el aire.

paisajes exoticos con el gran agujero azul en belice
paisajes exoticos con el gran agujero azul en belice

 

Catedrales de mármol, Chile

Nunca habrás visto unos colores así en el mármol ni en el agua. Durante miles de años, las aguas del lago General Carrera han ido creando pequeñas cuevas en la orilla, algunas de ellas colapsaron dando como resultado pequeños picos de mármol en mitad del agua: la catedral y la capilla. Sólo son visibles desde el agua y, a pesar de su belleza, poca gente las conoce.

catedral de marmol en chile paisaje increible
Foto: Javier Vieras / Flickr CreativeCommons

La playa Koekohe y sus rocas, Nueva Zelanda

En la playa Koekohe te sentirás en un escenario artúrico rodeado de lo que te parecerán huevos de dragón a punto de eclosionar en una playa. No se te ocurra decir dracarys, ¡no vaya a haber nacido ya alguno! Las gigantescas rocas esféricas, además de parecer los restos de los “extintos” dragones, son sagradas para los habitantes de la isla de Moeraki.

paisajes espectaculares en playa koekohe en nueva zelanda
paisajes espectaculares en playa koekohe en nueva zelanda

  Y ¿en España no hay paisajes espectaculares de fuera de este mundo? Si que los hay, algunos bastante desconocidos.

Las Médulas, León

Un paisaje de fuera de este mundo pero creado por la mano del hombre, concretamente la de los antiguos romanos que buscaban extraer el oro de las montañas leonesas. Su técnica de vaciado del terreno dio lugar a este panorama increíble que mezcla el tono rojizo de la tierra con el verde intenso de la vegetación.

paisajes ncreibles en españa las medulas leon
paisajes ncreibles en españa las medulas leon

 

Las cárcavas, Guadalajara

A pocos metros de la línea divisoria de Madrid y Guadalajara, cerca de Patones, se encuentra el que podría ser el valle de la Luna español. Picos de arenisca lanzados hacia el cielo, torrenteras creadas por las lluvias, cortes en la tierra que ofrecen perfectos miradores… Las cárcavas, prácticamente desconocido y a poco más de una hora del centro de Madrid.

Guadalajara Carcavas paisaje espectacular
Guadalajara Carcavas paisaje espectacular

Minas de Riotinto, Huelva

Empezamos por los valles de la Luna y acabamos por Marte. Los sulfuros de metales pesados dan al río Tinto el color que su nombre indica y nos transportan a un paisaje marciano. Visitaremos el planeta rojo sin preocuparnos por los gases nocivos, sin traje de astronauta, sin el calor… Los colores rojos y ocres de la cuenca del río Tinto explican claramente los más de 5.000 años de explotación minera en la zona.

minas-de-rio-tinto
minas-de-rio-tinto

Queda claro que el planeta todavía tiene capacidad para sorprendernos y quién sabe los nuevos lugares que se descubrirán en los próximos años...