Naturaleza en la provincia de Barcelona

Quienes disfrutan con los espacios naturales en la provincia de Barcelona encontrarán propuestas adaptadas a sus exigencias de ocio. En el extremo norte de la provincia de Barcelona, la naturaleza ofrece su cara más salvaje. Las sierras del Cadí y el Moixeró, declaradas parque natural, configuran una barrera prepirenaica que acompaña al río Segre y donde nace el Llobregat. Son montañas que sobrepasan los dos mil metros de altitud, tapizadas de prados y de un frondoso bosque de pinos negros, hayas y robles, donde se esconden el rebeco y el urogallo. Es también el reino de los más atrevidos, de aquellos a los que les gusta seguir la ruta Cavalls del Vent, que lleva de refugio en refugio en varias etapas, o aquellos que, con el Camí dels Bons Homes, rememoran el itinerario que siguieron los cátaros cuando, en el siglo XIII, huían de la represión del ejército francés. La montaña del Pedraforca, deseada por excursionistas y escaladores, ya hace mucho tiempo que se ha convertido en todo un símbolo. Con sus 2.506 metros de altitud y la forma característica de su cumbre, atrae e impone respeto.

El Ter, protagonista

En la Catalunya Central, el río Ter es uno de los grandes protagonistas. Desde que nace en Ulldeter, en los Pirineos, hasta que desemboca en el Mediterráneo, resuena su rumor por donde pasa. Movió ingenios de la industria textil, ahora convertidos en auténticos museos industriales, como es el caso de Borgonyà y Manlleu. Sus aguas ofrecen la posibilidad de navegar en kayak y por la orilla se puede seguir su curso dejándonos guiar por el GR-210. Cruza el Parque del Castell de Montesquiu y el Espacio Natural de Les Guilleries-Savassona antes de que sus aguas pierdan fuerza en el pantano de Sau. En el primero, al protagonismo de un castillo del siglo XIV rodeado de jardines y bosque se une la posibilidad de disfrutar de su historia de la mano de cuatro personajes que fueron parte importante. El Espacio Natural de Les Guilleries-Savassona, entre Vic y el pantano de Sau, nos ofrece un paisaje para caminar entre bloques de roca de color rojizo que contrastan con el verde de un bosque mediterráneo. El pantano de Sau, con los riscos de Tavertet iluminados por la luz de media tarde, es un espectáculo espléndido. También se puede visitar el monasterio románico de Sant Pere de Casserres, colgado literalmente sobre un meandro del Ter.

tavertet-iglesia-romanica-barcelona
Iglesia románica en Tavertet

Un símbolo de Cataluña

La montaña de Montserrat es uno de los paisajes más peculiares de Cataluña. Sus formas redondeadas y el monasterio con La Moreneta la han convertido en un lugar visitado por peregrinos, excursionistas, escaladores o simplemente turistas que desean visitar uno de los símbolos de Cataluña. Tanto si vamos a pie o en vehículo particular, como si cogemos el teleférico, el tren cremallera o el funicular, Montserrat es accesible para todo tipo de público: tanto para aquellas personas que quieran pasar un día agradable en familia como para aquellas que tengan ganas de recorrer las montañas que hicieron protagonista al tamborilero del Bruc, que derrotó al invasor francés solamente con el sonido de su tambor. También resulta imprescindible escuchar el Virolai que entona la Escolanía, un coro de voces jóvenes que han popularizado su canto en todo el mundo.

View of Montserrat Benedictine monastery
Montaña de Montserrat

El Camí dels Monjos

Vecinos del Parque Natural de Montserrat y próximos a la ciudad de Terrassa, el macizo de Sant Llorenç del Munt y la sierra de L’Obac forman parte de la cordillera prelitoral catalana. En la cima de La Mola (1.104 m), el punto más alto del macizo y desde donde se disfruta de un paisaje impresionante, se alza el monasterio románico del mismo nombre, que ahora integra un restaurante. El llamado Camí dels Monjos (Camino de los Monjes) sigue siendo la ruta más habitual para acceder allí. También es el itinerario que siguen las mulas, a cuyo lomo llegan víveres y bebidas hasta arriba. Compartir el camino con estos animales de carga es todo un espectáculo.

Bosques y corrientes de agua

El Montseny es el espacio natural donde la mayoría de los aficionados al senderismo se cargaron la mochila a la espalda por primera vez. Es un macizo declarado parque natural y reserva de la biosfera, vestido por un frondoso manto de bosques de hayas, castaños, pinos negros y abetos. Encontramos un paisaje humanizado y una montaña, el Turó de l’Home, que en su punto más alto alcanza los 1.709 metros. El agua es uno de los valores de estos parajes, con numerosas plantas embotelladoras que aprovechan este recurso natural. Centros de interpretación, pueblos que conservan la arquitectura rural, hoteles con encanto para estancias en plena naturaleza, actividades de ocio, caminos señalizados para realizar largas travesías o paseos cortos, leyendas de ninfas o bandoleros míticos han convertido El Montseny en un destino para todos los públicos.

parc natural montseny
Parque natural de Montseny

Naturaleza protegida junto al mar

En paralelo a la costa, un rosario de formaciones montañosas que apenas sobrepasan los 700 metros en el punto más alto configura una serie de espacios naturales protegidos que representan un territorio ideal para el ocio. Las sierras que configuran los parques de El Montnegre i el Corredor, de la Serralada Litoral y de la Serralada de Marina se extienden entre las comarcas de El Maresme y El Vallès Oriental, paralelas a la costa. Pobladas de bosques de pino y encina, y con numerosos caminos —entre ellos el GR-92, que recorre toda la costa catalana—, son el lugar ideal para dar paseos a pie, a caballo o en bicicleta de montaña. En la cima o en rincones resguardados, nos aguardan ermitas y santuarios, como la ermita de Sant Mateu o el santuario del Corredor. También encontramos dólmenes, como la Roca d’en Toni, la Pedra Gentil o la Pedra Arca, que demuestran el poblamiento desde épocas primitivas; restos de poblados iberos como el de Puig Castellar, y castillos como el de Burriac, que se erigían para defender la costa. Todo ello, a cuatro pasos de Barcelona.

parc-del-montnegre-i-el-corredor-barcelona
Parque de El Montnegre i el Corredor

Junto a la Ciudad Condal

La sierra de Collserola limita el crecimiento de la ciudad de Barcelona por la vertiente norte. Declarada parque natural, representa un verdadero pulmón verde tanto para los habitantes de la ciudad como para quienes la visitan. Fue terreno agrícola y forestal donde, además, se cultivaba la vid. Hoy en día se ha convertido en un espacio de ocio con dos lugares muy significativos: la torre de telecomunicaciones de Norman Foster y la montaña del Tibidabo, donde se ubica el parque de atracciones, ambos auténticos miradores de la ciudad.

Tres espacios singulares

Al sur de Barcelona y sin dejar la línea de la costa, el Parque de El Garraf es un espacio natural que presenta unas características singulares. En la roca caliza se han creado una serie de formaciones —cuevas y simas— muy interesantes para los practicantes de la espeleología. Entre la flora que podemos encontrar está el palmito, un vegetal de la familia de las palmeras único en estas latitudes. En el centro del macizo, en La Plana Novella, el Palacio Novella es una edificación modernista que alberga un monasterio tibetano. No es la única sorpresa de este espacio natural protegido, ya que el Centro de Información La Pleta está ubicado en otra obra modernista que fue pabellón de caza. Aunque sean pequeños, no podemos dejar de lado los parques de Olèrdola y El Foix. El primero está situado muy cerca de El Garraf. Su singularidad radica en que, en esta especie de atalaya de las tierras de El Penedès, hubo poblamiento desde los iberos hasta la época medieval, pasando por los romanos y otros pueblos. Restos de tumbas excavadas en la roca y restos de un castillo, junto con la ermita románica de Sant Miquel, son un buen ejemplo. El Parque de El Foix se encuentra entre Vilafranca del Penedès y Vilanova i la Geltrú. El lugar más emblemático es el núcleo de Castellet, coronado por un castillo del siglo X que domina el pantano de Foix, mientras que en el municipio de La Gornal está la iglesia románica de Sant Pere. En este territorio, a lo largo del tiempo, poder político y religioso han ido unidos.

parc-del-garraf-barcelona
Parque de El Garraf

Post patrocinado por Costa Barcelona