Las 16 mejores playas de Andalucía

Esta comunidad ofrece uno de los litorales más amplios donde poder darse un baño de sol –y de agua- entre paisajes completamente diferentes. Porque no es lo mismo la costa almeriense, que la gaditana. O, lo que es lo mismo, el Mediterráneo que el Atlántico. Así que hoy nos hemos propuesto hacer una selección de las mejores playas de Andalucía para que tengas dónde elegir. ¿Ya has preparado la sombrilla y el bañador? ¡Nosotros, por supuesto!

1.Los Muertos, Almería

La abrupta costa almeriense tiene rincones idílicos regados con aguas que bien podrían parecerse a las del Caribe. Y es que entre acantilado y acantilado hay hueco para pequeñas calitas y playas que satisfacen los sueños de cualquier amante de la costa. Si te decimos que la playa de Los Muertos recibe su nombre porque en la antigüedad llegaban aquí los cadáveres de naufragios, quizás te quitemos las ganas… ¿no es así? Pero no te preocupes, eso ya es historia y hoy día este idílico rincón almeriense, situado dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, es uno de los mayores reclamos de la provincia.

Ver ofertas de hoteles en Almería.

2.El Palmar, Cádiz

Si por algo esta idílica playa se llena de gente de todas las partes del mundo cuando aprieta el calor, será porque es simplemente perfecta, ¿no crees? El Palmar conserva aún esa esencia de playa salvaje pero, a la vez, se encuentra cercana a otros rincones gaditanos con mucho encanto como, por ejemplo, Vejer de la Frontera, municipio al que pertenece. Su arena blanca y fina se extiende a lo largo de nada menos que 4 kilómetros donde poder tumbarte a tomar el sol y olvidarte del mundo. Además, si sopla un poco el viento –no demasiado que si no, no podrás aguantar en la playa-, tendrás espectáculo asegurado: podrás observar cómo muchos jóvenes juegan con las olas animándose a practicar kitesurf mientras tú te relajas cómodamente en la orilla.

Ver ofertas de Hoteles en Cádiz.

3.Punta Umbría, Huelva

Solo tendrás que alejarte unos 30 minutos de la capital onubense para encontrar este veraniego pueblo y poder disfrutar de sus playas. El nombre no te engaña: sí, Punta Umbría es una punta de arena blanca y fina que se adentra en el mar, dejando la mismísima ría de Huelva a un lado. En este pueblo marinero podrás contar con todo tipo de servicios e infraestructuras como duchas y baños. ¿Que te entra hambre? Pues también hay una variedad de chiringuitos y restaurants a pie de playa en los podrás, desde almorzar elegantemente, a asistir a un concierto hasta la madrugada. ¿Algo más? ¡Pues sí! Si eres un apasionado de los deportes acuáticos, también cuenta con una escuela de windsurf y otras actividades.

Ver Ofertas de Hoteles en Punta Umbría.

4.Playa del Sombrerico, Mojácar , Almería

Toca el turno de una de las playas menos saturadas de bañistas en toda Almería. La playa del Sombrerico, que se extiende a lo largo de 600 metros, presume de tener un mar bastante tranquilo. Y si Almería es tierra de cine, este enclave no podía ser menos: precisamente aquí se rodaron algunas escenas de película “La isla del tesoro” de Orson Welles. Y diréis: ¿qué mas sorpresas puede guardar una playa como esta? Pues, aunque no lo creáis, aún hay más: desde 2012 en el Sombrerico se compatibiliza el uso textil y el nudista, así que si sois de los que os gusta disfrutar de la naturaleza como vuestra madre os trajo al mundo… ¡este es un buen sitio!

Ver ofertas de Hoteles en Mojácar.

5.Los Caños de Meca, Cádiz


Aguas limpias, arena fina y blanca, kilómetros de costa, chiringuitos, zonas nudistas… ¿quién da más? Caños de Meca se ha convertido ya en un clásico y probablemente no haya ni un ser humano sobre el territorio español que no conozca esta famosa playa gaditana. Desde el histórico Cabo de Trafalgar hasta la mismísima playa de Barbate, Caños de Meca tiene postales para dar, y regalar. ¿Quién puede resistirse a tantos encantos juntos?

6.Playa del Duque, Puerto Banús. Málaga

¿Te apetece algo más glamuroso? Pues esta es tu parada en la lista. Cuando la costa mediterránea llega a Marbella, la altura de Puerto Banús, las playas se transforman en pequeñas calitas con las que caerás rendido a sus pies –o, mejor dicho, en su arena-. Da igual que haya más oleaje en las playas aledañas, estos oasis permanecerán más tranquilos de lo normal ya que están protegidos por largos espigones que se adentran en el mar. Si el cuerpo te pide aún más glamour, prueba a tomar un mojito escuchando buena música en alguno de los clubs de moda que se encuentran a pie de playa: el Buddha Beach o el Ocean Club son solo algunas de las opciones.

7.Playa de Regla, Chipiona. Cádiz

Y del Mediterráneo, al azul intenso del Atlántico. Damos un salto hasta el acogedor pueblo de Chipiona, en la costa de Cádiz, para disfrutar de la playa al más puro estilo familiar. Ataviado con sombrilla, nevera y tumbona, deberás luchar por encontrar un hueco en la orilla. Eso sí, una vez lo hagas disfrutarás de una de la aguas más limpias y frescas que podrás encontrar, de las vistas del faro más antiguo de toda España y de todas las facilidades como duchas y baños a tu disposición. ¿Lo mejor? Cada cierto tiempo un vendedor con bebidas fresquitas, snacks e incluso pasteles pasará entonando su mercancía o haciendo sonar una campanita. Servicio playero casi a domicilio: para que te encuentres como en casa.

8.La Malagueta, Málaga

La playa urbana de La Malagueta, con su arena gruesa y oscura, es la playa de los malagueños. Por su fácil acceso desde la ciudad, ya que está situada entre el puerto de Málaga y la playa de La Caleta, tiene disponibles todos los servicios imaginables para disfrutar de un buen día de playa. Además de tumbarte a tomar el sol y disfrutar de un buen baño, no podrás irte de ella sin hacerte una foto en las famosas letras con su nombre. Y, si además de tratarse de la playa favorita de los malagueños, cuenta con cierta historia, más atractiva se nos hace: precisamente La Malagueta era antiguamente el punto de encuentro de pescadores para sacar el copo, una técnica de pesca tradicional. ¿Vas a veranear en Málaga capital? ¡Pues ya tienes claro cuál es tu playa!

Ver ofertas de Hoteles en Málaga.

9.Cuesta Maneli, Huelva

Deja el coche en el parking vigilado y camina los varios centros de metros que te separan del mar a través de una sinuosa pasarela de madera que encontrarás junto a él. Cuando por fin atisbes la playa, lo verás claro: te encuentras ante un verdadero oasis natural. Y es que Cuesta Maneli pertenece al Parque Nacional de Doñana –poco más podemos añadir a este dato, ¿no crees? Cinco impresionantes kilómetros de arena blanca y fina protegida por acantilados y dunas de arena de las que no te querrás ir jamás. Alejado de la civilización, asegúrate de llevar contigo todo lo necesario para pasar el día ya que tan solo encontrarás un chiringuito y únicamente durante los meses más ajetreados del verano. ¿Un último detalle? También en esta playa podrás optar por disfrutar del mar y la arena con bañador o sin él: aquí está permitido practicar nudismo.

Ver Hoteles en Huelva.

10.Nerja, Málaga

¿Pensabas que Nerja solo contaba con las famosas cuevas y el barco de Chanquete? ¡Nada más lejos de la realidad! Esta localidad malagueña cuenta también con una de las playas más bonitas y disfrutables de toda la provincia. No olvides comer un arroz en Ayo, el mítico chiringuito que aparecía en la serie Verano Azul. Y, si te sobra tiempo después de disfrutar de la playa, no te lo pienses y haz un poco de turismo. ¡Las calles de Nerja tienen un encanto especial y sus famosas cuevas te dejarán sin habla!

11.La Caleta, Cádiz

Pocas playas pueden presumir de la belleza de la playa de La Caleta, en pleno centro histórico de Cádiz. Solo con los tesoros que la rodean, hay poco más que decir: el castillo de Santa Catalina y el de San Sebastián la guardan dándole uno de los paisajes más bonitos de toda la costa gaditana. ¡Una estampa que ha inspirado a artistas de la talla del mismísimo Carlos Cano! Y si todo esto era poco, la guinda del pastel: el balneario de Nuestra Señora de la Palma, que se levanta en plena playa de La Caleta desde los años veinte. Un dato más: al estar situado junto a la ciudad, dispone de todo tipo de facilidades como duchas y baños. ¿Un consejo? Quédate en ella para ver el atardecer: ¡es uno de esos momentos que no olvidarás jamás!

12.Tarifa, Cádiz

¿Que hace poniente en Cádiz? Estás de enhorabuena, porque Tarifa será el lugar ideal para poder disfrutar de la playa con mayúsculas. Kilómetros y kilómetros de arena blanca y fina se extienden por toda la costa para ofrecerte el hueco que quieras, que plantes tu toalla y te tuestes al sol –bien untado de crema solar, por supuesto-. Las aguas limpias del Atlántico se encargarán de sofocar tu calor. Cuando se acerque el atardecer, camina hasta alguno de los modernos chiringuitos a pie de playa para, con mojito en mano y escuchando la mejor música, te puedas despedir del sol hasta un nuevo día. ¿Que hace levante en la provincia? No hay que apurarse: estás de suerte. Te encuentras en el enclave perfecto de toda Andalucía para practicar el deporte acuático que más te motive. Y, si no te animas a probar, siéntate y disfruta del espectáculo que tendrás ante ti: decenas de personas aprovecharán el viento para practicar kite surf y surf. Te dejarán con la boca abierta.

Ver hoteles en Tarifa.

13.La Joya, Motril, Granada

Las playas cristalinas y la arena caliente de las playas de Motril son su mayor seña de identidad. Y son muchas las que bañan la costa de este pueblo granadino, pero nosotros nos quedamos con la de La Joya, donde dos calitas, protegidas por los acantilados de la zona y donde está permitido practicar el naturismo, se fusionan con el Mediterráneo regalando una postal sin igual. Uno de los salientes es conocido como el Cabo Sacatrif, donde se encuentra un faro que a la vez hace las veces de mirador. Así que, después de refrescarte en sus aguas, date un paseo para disfrutar de las vistas: seguro que lo que encuentras te hará volver sin remedio a este rincón de Andalucía.

14.Bolonia, Cádiz

Dicen de Bolonia que es una de las últimas playas vírgenes que existen en el sur de España, un rincón de esos que visitar al menos una vez en la vida. Este tesoro colmado de dunas de arena blanca bañadas por el Atlántico se encuentra a poca distancia Tarifa, y además de regalarte unos paisajes maravillosos, te ofrece también la oportunidad de divisar Marruecos desde lo alto de su gran duna. ¿Imaginas que pueda ser un lugar más idílico? Pues sí, lo es. Porque además en Bolonia podrás visitar, en la mismísima playa, las ruinas romanas de Baelo Claudia, otra de sus grandes atracciones.

15.La Herradura, Granada

Atención, apunta bien este nombre si piensas moverte por la costa granadina, porque hacemos parada en la que posiblemente es una de las mejores playas de la provincia. Imagina de qué nivel hablamos: tanto su costa como el fondo marino están considerados Paraje Natural protegido por contener corales y especies en peligro de extinción. Otra más de las claves por las que La Herradura es tan bella está en la sierra de La Almijara, ya que su paisaje se puede disfrutar mientras te das un bañito en la playa. La Herradura pertenece al municipio de Almuñécar y ofrece, además de sus aguas cristalinas y su arena oscura sobre la que tostarte al sol, todos los servicios que puedas necesitar.

Ver Hoteles en Almuñécar.

16. Playa de Mónsul, Almería

Solo hay que fijarse en la gran formación rocosa que decora el centro de la playa de Mónsul para reconocerla: no es más que lava solidificada, y uno de los aspectos que nos avisan de que no se trata de una playa cualquiera. De hecho, si Steven Spielberg se fijó en ella para rodar algunas escenas de la película “Indiana Jones y la última cruzada”, sería por algo, ¿no? Sus 300 metros de arena dorada hacen de este rincón almeriense un lugar absolutamente paradisíaco. Qué, ¿te animas a echar unas horas bajo su sol? Pues acuérdate de llevar contigo todo lo necesario para pasar el día, porque se trata de una playa tan idílica que ni si quiera los chiringuitos o quioscos estropean el paisaje. 

Contenido relacionado: 10 playas de la costa española con más ambiente y 10 playas de levante con encanto.