Los mejores destinos de verano en España

El turismo por España está más fuerte que nunca y con razón. No le falta de nada. Playas de ensueño, montañas y valles donde escapar del calor más agobiante, una oferta rural excelente, buena gastronomía, fiestas por doquier y algunas ciudades que reciben al viajero con los brazos abiertos.

En Rumbo me han propuesto que os recomiende algunos destinos encantadores para este verano. Así que he aquí unas cuantas ideas que quizás os puedan servir para decantaros por ese lugar donde vivir unas felices vacaciones sin necesidad de llevar consigo el pasaporte.

1.-Menorca, la burbuja turquesa del Mediterráneo.

Las Islas Baleares son un acierto garantizado en buena parte del año, pero más aún en verano. Soy muy fan de todas ellas, pero reconozco que tengo debilidad por Menorca. El ritmo marcado es más lento y eso el cuerpo lo agradece. Al igual que sus paisajes verdes, esas calas de auténtica postal (Ses Illetes está considerada una de las mejores playas del mundo), los históricos y misteriosos talayots y un buen pescado mirando al mar.

Destinos de verano: Menorca
Cala en Menorca

Menorca es una burbuja que no tiene parangón. Porque es el Mediterráneo que siempre fue y que aún no sabe de traiciones.

Ver viajes a Menorca.

2.-Rías Baixas, el corazón pontevedrés de Galicia

Llevo veraneando en Rías Baixas, en un hotelito pequeño cerca de Sanxenxo, desde que era apenas un niño. Y sigo volviendo año tras año. Quizás sea la comida, el olor a eucalipto cuando subo al Monasterio de la Armenteira, el vino de Cambados o los paseos a través de los hórreos y las casas de piedra de Combarro, con justicia uno de los pueblos costeros más hermosos de toda España. O quizás que los gallegos me hacen sentir como en casa, esté en la Isla de Arosa o caminando por la Playa de A Lanzada.

Destinos de verano: Combarro, Galicia
Combarro, Galicia.

El océano, un pulpo a feira, una canción de Carlos Núñez… y la felicidad. No hay que buscar muy lejos. En las Rías Bajas está lo que muchos andábamos buscando y terminamos encontrando.

3.-San Sebastián, el verano en un pintxo

Decir que San Sebastián es la ciudad más bonita de España se ha terminado convirtiendo en un tópico más. ¡Pero es que lo es! O a mí me lo parece ... Donosti en La Concha u Ondarreta regala una postal de esos estíos de la Bélle Époque. Tan elegante que hasta peina sus vientos con el alma de Chillida y tan sabrosa que si uno logra entrar a una de sus Sociedades Gastronómicas habrá sobrepasado las mismísimas puertas del cielo. Para quien no llegue a semejante honor siempre le quedará una ruta de pintxos por el casco viejo o respirar las verdades del Monte Igueldo.

Ver ofertas de vuelos a San Sebastian.

Destinos de verano: sansebastian
San Sebastian

4.-Un paréntesis en Sierra de Gata (Cáceres)

En Sierra de Gata no hay playa pero hay decenas de piscinas naturales. Tampoco hay chiringuitos pero en los mesones de San Martín de Trevejo te sirven un jamón que se te saltan las lágrimas (y sin sorpresas en la cuenta). Ni se dejan ver los simpáticos “guiris” de calcetín por encima de las sandalias que no entienden ni papa de castellano pero los lugareños serragatinos tienen un habla tan particular (a fala) que cuesta seguirles el hilo, estés en Valverde, en Trevejo o en Eljas.

Casi en la frontera con Portugal con un manto completamente verde en el que todavía se deja ver la cigüeña negra, la hermosa Sierra de Gata permite contemplar y saborear uno de esos paraísos emocionales de los que quedan pocos ya a estas alturas.

Sierra de gata, extremadura.

5.-Costa Brava, el orgullo de Dalí

Que un genio como Salvador Dalí pusiera su vida patas arriba en Cadaqués quiere decir algo. Costa Brava, de Blanes a los paisajes brutales del Cap de Creus, es capaz de mantener la esencia mediterránea en cinco pilares. El primero, su comida cinco estrellas. El segundo, las playas y calitas más turquesas a este lado de la Península Ibérica. El tercero, una recopilación de pueblos de postal como Calella de Palafrugell, Castelló d’Empúries, Pals o Peratallada (en el Ampurdán). El cuarto, su apuesta por un turismo de calidad más que de cantidad. Y el quinto, una gran variedad de festivales de verano para todo tipo de públicos en los que la programación se termina convirtiendo en un bonito propósito.

costabrava2
Costa Brava

6.-Lanzarote, otro planeta

Cuando uno recorre el Timanfaya se pregunta si de verdad continúa en la Tierra o se ha teletransportado a otro planeta. Esta isla volcánica diseñada a base de lava y cenizas nos muestra uno de los paisajes más brutales que existen en España. Pero además deja surgir limpias playas, un clima excelente todo el año y esos lugares típicos donde sentarse a degustar un buen escaldón de gofio o unas papas arrugás que te hacen salivar más que al perro de Pávlov.

lanzarote
Paisaje volcánico en Lanzarote

Posibilidades, como veis, hay muchas. Incluso se pueden combinar dos o tres en un mismo verano y así buscar destinos que se complementen los unos con los otros. Yo, por lo pronto, ya he reservado mi habitación de siempre cerca de Sanxenxo. Que no está bien eso de dejar atrás buenas costumbres…

Contenido relacionado: Los mejores destinos para visitar en invierno en España.