Los imprescindibles de Ibiza

LOS IMPRESCINDIBLES DE IBIZA

Visitar Dalt Vila

Dalt Vila, recinto amurallado en la ciudad de Ibiza, que fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1999, es una visita obligada. Desde casi cualquier parte de este casco histórico se contemplan espectaculares vistas de la ciudad y el mar.

Ibiza ofrece una amplia oferta museística dentro del recinto amurallado de Dalt Vila como el Centro de Interpretación Madina Yabisa (interactivo); el Museo de Arte Contemporáneo-MACE o el Museo Puget. En estos dos últimos es posible realizar visitas familiares con el objetivo de introducir a los más jóvenes en el arte contemporáneo en un contexto lúdico.

Además, ya fuera del casco histórico, la Necrópolis y Museo Arqueológico de Puig des Molins, también son una visita interesante para conocer el amplio pasado histórico de la isla.

Pero, sin duda, una de las cosas más interesantes es perderse entre sus callejuelas medievales y disfrutar del ambiente en los variados restaurantes y terrazas de esta zona, así como de la cercana zona de “shopping” del barrio de La Marina donde se puede encontrar desde artesanía a moda Adlib, joyas tradicionales y otros complementos.

Comer un “Bullit de Peix”

La gastronomía de la isla de Ibiza es todo un valor en alza que acoge tanto las tradiciones más arraigadas como la cocina más vanguardista.

Uno de los platos más típicos de Ibiza es el “Bullit de peix”: receta de pescadores a base de pescado de roca (mero, “roja”, rape…etc) que primero se sirve hervido acompañado de patatas y una salsa alioli, y después se sirve un arroz a banda cocinado con el caldo de este pescado.

Es un lujo degustar este plato, por ejemplo, en alguno de los muchos restaurantes en primera línea de mar con los que cuenta la isla. Para acabar, no puede faltar el postre: el típico “flaó” ibicenco, un pastel de queso de cabra y oveja, anís y hierbabuena. Un licor digestivo como las hierbas ibicencas (elaboradas con anís y más de 20 tipos distintos de hierbas) completa el menú pitiuso más tradicional.

Visitar un mercadillo

Durante todo el año es posible disfrutar del encanto de los mercadillos “hippies” y populares que tienen lugar en la isla pitiusa. Hay para todos los gustos:

  • - LAS DALIAS: Es el mercadillo “hippy” más popular. Está situado al noreste de la isla, en el municipio de Sant Carles de Peralta. Abre todo el año los sábados y en verano, también lunes, martes y domingos por la tarde. Más info en www.lasdalias.es
  • - PUNTA ARABÍ: Durante la temporada turística, de abril a octubre, es posible disfrutar cada miércoles de este mercadillo “hippy” con amplia variedad de puestos de artesanía, así como música en directo y zonas de gastronomía. Más info en: www.hippymarket.info
  • - MERCADILLO EN SANT JOAN: Todos los domingos se puede visitar este mercadillo de artesanía y productos ecológicos en la plaza de España del pequeño municipio de Sant Joan de Labritja, el menos habitado de la isla situado al norte.
  • - MERCADILLO DE SEGUNDA MANO EN CALA LLENYA: Mercadillo de segunda mano abierto todos los domingos del año. Este mercadillo está situado en plena naturaleza y ofrece la posibilidad de comprar y vender todo tipo de curiosidades. En Cala Llenya (Sant Carles de Peralta)
  • - MERCADILLO DE SEGUNDA MANO EN SANT JORDI: Productos de segunda mano de todo tipo. Situado en el municipio de Sant Jordi de Ses Salines, abierto todos los sábados. Más info en www.mercadillodesantjordi.com

Admirar la puesta de sol

El momento del “sunset” es uno de los más mágicos en Ibiza, un espectáculo natural digno de ser contemplado.

Uno de los mejores lugares para disfrutarlo es la costa de Ses Variades, en el municipio de Sant Antoni de Portmany, con varios puntos rodeados de bares y restaurantes; aunque también es muy conocida la puesta de sol en la playa de Benirràs, donde cada domingo hay un gran ambiente amenizado por timbaladas y música en vivo.

Disfrutar del mar

En definitiva, es de lo mejor que se puede hacer en Ibiza: disfrutar de sus más de 200 km de costa y de sus aguas turquesas y cristalinas.

Hay calas mágicas, como Cala d’Hort, presidida por el islote de es Vedrà; otras de belleza singular, como Platges de Comte, rincones poco poco frecuentados, como es Pou des Lleó y playas más grandes y familiares, como Cala Llonga o Es Figueral. Las conocidas playas de Ses Salines y Es Cavallet se encuentran en entornos naturales protegidos, con un sistema de dunas de gran valor ecológico.

El deporte acuático es una estupenda manera de descubrir la riqueza de la costa ibicenca, por ejemplo: una ruta en kayak, un “paseo” haciendo paddle-surf, navegar en velero o la práctica del buceo, que permite admirar la flora y fauna marina que esconden las aguas de Ibiza.