8 Hoteles con encanto en Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha, tierra de vino, miel, castillos, agua, historia, literatura y tradiciones. Castilla-La Mancha, un destino ideal para pasar unas vacaciones diferentes ó para disfrutar de un fin de semana romántico, gastronómico o de relax. Hoy Rumbo quiere proponerte una colección de hoteles con encanto en Castilla-La Mancha. Que los disfrutes.

1.-Hotel Blu (Almansa, Albacete)

Ubicado en la localidad albaceteña de Almansa, cuyo término municipal limita con las provincias de Alicante y Valencia y con la región de Murcia, el hotel Blu ofrece a sus huéspedes unas instalaciones ideales tanto para la celebración de eventos como para el disfrute de una estancia de ocio. Sus habitaciones están completamente equipadas con los últimos adelantos tecnológicos, y su exclusivo spa hará las delicias de quienes se decidan a visitarlo.  

2.-Hotel Husa Convento de Santa Clara (Alcázar de San Juan, Ciudad Real)

El Hotel Husa Convento de Santa Clara, ubicado en la localidad de Alcázar de San Juan, a tan sólo 150 kilómetros de Madrid y muy próxima al límite con la provincia de Toledo, es un hotel histórico que ocupa lo que antes fuese el Convento de las Hermanas Clarisas, del siglo XVI. Tiene 31 habitaciones totalmente equipadas y un restaurante en el que se ofrecen los mejores manjares de la gastronomía castellanomanchega.

3.-Hotel Palacio de la Serna (Ballesteros de Calatrava, Ciudad Real)

A tan sólo 17 kilómetros de Ciudad Real capital, y poco más de 8 del aeropuerto, el Hotel Palacio de la Serna, de Ballesteros de Calatrava, se encuentra ubicado en un histórico edificio del siglo XVIII, fundado durante la época del boom industrial de la minería y utilizado después como granja y Casa del Pueblo. Hoy es un hotel de 5 estrellas con todas las comodidades del siglo XXI, ubicado en un entorno natural espectacular en plena Mancha.  

4.-Hotel Villa de Alarcón (Alarcón, Cuenca)

En pleno casco histórico de Alarcón, deliciosa localidad conquense, el Hotel Villa de Alarcón es un excelente ejemplo de combinación entre vanguardia y tradición. Sus 28 habitaciones, completamente equipadas, se complementan con una zona de spa, piscina al aire libre, y una zona de ocio que se compone de un pub y un restaurante especializado en cocina tradicional manchega.

5.-Hostería Real de Pastrana (Pastrana, Guadalajara)

 

La deliciosa villa medieval de Pastrana, en plena Alcarria de Guadalajara, cuenta entre sus muchos monumentos con uno convertido en hotel: la Hostería Real de Pastrana. Se trata de un edificio construido en el siglo XVI y totalmente rehabilitado en 2003, que cuenta con un total de 30 habitaciones y un restaurante con menú y carta especialmente indicado para familias.

6.-Parador de Sigüenza (Sigüenza, Guadalajara)

En las estribaciones de la Sierra de Ayllón, ubicado en la parte alta de la imponente ciudad de Sigüenza, se encuentra el Parador de Sigüenza. Ubicado en lo que fuese castillo visigodo y después fortaleza árabe y Palacio Episcopal, es uno de los paradores más espectaculares de la zona centro. Sus íntimas habitaciones, decoradas al más puro estilo medieval, están totalmente equipadas y perfectamente complementadas con el servicio de restaurante, en el que se combinan los mejores platos tradicionales con la cocina de vanguardia.

7.-Hotel Villa Nazules Hípica Spa (Almonacid de Toledo, Toledo)

El Hotel Villa Nazules Hípica Spa, ubicado en la localidad de Almonacid de Toledo, muy Cerca de Madrid, es un especio exclusivo en el que los huéspedes podrán disfrutar tanto de un fin de semana de relax como de una jornada de negocios. Cuenta con 30 habitaciones decoradas con gusto vanguardista, un Centro Hípico y un completo centro de spa. Su restaurante Mar de Olivos ofrece una exquisita cocina castellana.

8.-Hotel Hilton Buenavista Toledo

El Hotel Hilton Buenavista Toledo, uno de los más lujosos de Castilla-La Mancha, con categoría de 5 estrellas, se encuentra ubicado a las afueras de la ciudad de Toledo, con unas excelentes vistas a la ciudad. El hotel, que cuenta con todas las comodidades propias de un hotel de su categoría, forma parte de un complejo palaciego del siglo XVI, del cual conserva numerosos elementos arquitectónicos.