Cómo sobrevivir a la Feria de Málaga

0

Si hay algo de lo que podemos (y así lo hacemos) presumir los malagueños eso es la Feria de Málaga. Cuando llega el verano todos cogemos nuestro calendario para calcular qué día empieza esta semana grande de la ciudad y empezamos a pensar si pedirnos unos días libres o simplemente apagar el ordenador a las tres de la tarde para salir a darlo todo… Todo, todo y todo.

Los que ya han visitado estas fiestas seguro que están asintiendo con la cabeza y saben perfectamente que prácticamente todos los malagueños son embajadores de lujo de este evento. Aquellos que aún no saben lo que es el Cartojal, dónde está la Peña Juan Breva, desconocen cómo suenan los verdiales o todavía no han probado a tomarse un buen gofre con chocolate de madrugada para reponer fuerzas, estad muy atentos. Tomad nota de estas diez pautas para sobrevivir (y disfrutar al máximo) a la Feria de Málaga.

Y como dicen por mi tierra, ‘ole, ole y ole. Y el que no diga ole, que se lo coman los boquerones’.

1. Conocer el programa de festejos.

Empezamos siendo ‘políticamente correctos’ y os recomendamos echar un vistazo a la web del Ayuntamiento para ver qué actuaciones y actividades han preparado para este año. Podéis descargarlo haciendo clic aquí , aunque es el programa del año 2016 ya que todavía no está publicado el de este año, pero en breve esperemos que lo actualizen. Programa de fiestas. También podeís encontrar información extra en la web de Málaga turismo el dato que si tenemos es que este año será del 12 al 19 de agosto.

feria de malaga

Bailando sevillanas, en la Feria de Málaga.

2. Pistoletazo de salida: la ‘noche de los fuegos’.

Es uno de los momentos álgidos, el punto de partida. El 12 de agosto tendrá lugar el pregón inaugural que da paso a un espectáculo de luces y colores, de fuegos artificiales, que no tiene parangón. Hace dos años se utilizaron 820 kilos de material pirotécnico que, durante más de 18 minutos, formaron hasta 32 secuencias artísticas diferentes. Merece la pena verlo, la verdad. Se lanzan desde el recinto portuario de la ciudad, en la zona de la Malagueta, de ahí que la playa del mismo nombre es uno de los lugares que eligen malagueños y asiduos visitantes para disfrutarlos en primera persona.

feria de malaga recinto ferial

Vista nocturna de la feria de Málaga luces y diversión. Recinto ferial.

3. Una feria ‘de las de verdad’.

Si buscáis ver coches de caballo, hombres vestidos de corto y mujeres con vistosos trajes de flamenca o con vestidos de verdiales, de marengas o malagueñas, los propios del folclore malacitano, lo mejor es acudir  al Paseo del Parque, en pleno centro, para ver la concentración de enganches, caballos y peregrinos y seguir después la Romería que se realiza al Santuario de La Victoria, a la que se hace una ofrenda floral.

A caballo en la feria de Málaga

A caballo en la Feria de Málaga.

4. La fiesta de los mil escenarios.

Si algo la ha hecho diferente ha sido el contar con una llamada ‘feria de día’, en el centro de la urbe, y con una ‘feria de noche’, que se desarrolla en el Real de la Feria, en el Cortijo de Torres. Con el paso de los años, esta dualidad ha ido mutando y en estos momentos podemos decir que en la semana grande de Málaga hay escenarios para todas las edades, propuestas para todos los gustos, tanto en un lugar como en otro. Según lo que se esté buscando, deberás andar por un u otro lugar.

Los más jóvenes siguen prefiriendo las calles del casco histórico, donde se habilitan caseta con música, comida y bebida y en las que algunos bares y pubs abren con un horario especial. También es una interesante opción para quienes quieran vivir la experiencia de escuchar a una de las tradicionales y características pandas de verdiales en plena calle Larios. Es un momento único, la verdad.

Calle Larios decorada

Calle Larios decorada en plena Feria de Málaga

Para los niños, también por las principales arterias de la ciudad, encontraremos talleres y juegos, teatro infantil, espectáculos de magia, títeres, etc. En la zona del Muelle 1, en el puerto, se desarrollan otros espectáculos y animaciones que también tienen su público.

Y qué decir del Real, donde deben ir todos aquellos que quieran conocer durante el día la estampa más tradicional. En el Cortijo de Torres se encontrarán con todas las señas de identidad de cualquier feria andaluza: sevillanas, rumbas, caballos, muchachas con trajes típicos…

La fiesta aquí se prolonga desde el mediodía hasta la madrugada siguiente, pues por la noche toda la jarana se traslada a este punto. Como ya os recomendábamos en el primer punto, lo mejor es consultar el programa para haceros una idea de qué encontraréis y, en base a vuestras preferencias, elegir cuál os apetece más.

5. ‘Outfit’ del perfecto feriante de Málaga.

Si cada tipo de evento requiere de su ‘etiqueta’, podemos decir sin temor a equivocarnos que aquí no existen límites. Cada uno va como le apetece y la excepción que confirma esta regla son los casi inexistentes trajes de chaqueta y corbata para ellos o los modelazos que parecen sacados de un catálogo de moda para ellas. Lo más frecuente es ver a la gente ligera de ropa –que no desvestidos–, con prendas cómodas y suaves, para no pasar más calor del necesario.

Fundamental el calzado, que no moleste, y evitar las chanclas de playa o sandalias con apenas suela de zapato para no sufrir con algún pisotón despistado o dañarnos con cristales rotos que puedan haber por el suelo. Lo demás, al gusto del feriante: gafas de sol, sombrero, abanicos, alguna flor en el pelo para ponernos más flamencas que nunca…

Fería de Málaga en agosto

6. Be water, my friend, and drink water: ¡Hidratación al poder!

Teniendo en cuenta que es en pleno mes de agosto este punto cobra especial importancia. ¡Avisados quedáis! La clave para que no nos de un golpe de calor está, por un lado, en la ropa, en ir con prendas ligeras (recordar punto 5); por otro, en hidratarse bien y tomar líquidos. Como entendemos que no solo de agua se mantiene el hombre, aquí vamos a encontrar de todo: un veraniego tinto con limón, la bendita cerveza –no dejéis de probar la Victoria, ‘malagueña y exquisita’ y un tanto desconocida fuera de la provincia–, todo tipo de refrescos, limonadas y una bebida muy especial sin la que no podréis saber lo que es realmente vivir la Feria de Málaga (atentos al punto 7).

Fería de Málaga bebiendo en la calle

Malagueños en plena Feria de Málaga.

7. Cartojal, ‘el frío de Málaga’.

Nadie diría que lleva ya en el mercado desde 1985, ¡qué bien se conservan algunos! El Cartojal es la bebida por excelencia de la Feria, un vino dulce de uva moscatel que se toma bien fresquito y que acaba en la maleta de los visitantes a modo de souvenir o recuerdo. Ha puesto de moda el color rosa fucsia de su etiqueta e imagen corporativa y lo vamos a encontrar en todas las casetas, bares y puestos, tanto del centro como el Real, de día y de noche.

Como consejo, no dejarnos llevar por la euforia del momento. El calor hace que apetezca brindar una vez tras otra y, al ser muy suave, ‘entra’ fácilmente. El problema puede venir después, cuando el alcohol que tiene haga de las suyas. Como consejo, siempre, beber con moderación para que nada ni nadie nos agüe las fiestas.

Vino cartojal típico en la fería de málaga

Pareja bebiendo Cartojal, típico vino malagueño

8. Si bebes… ¡no conduzcas! Transporte público desde todas las zonas de la ciudad.

La Empresa Malagueña de Transportes (EMT) pone en marcha un dispositivo especial para los desplazamientos hasta el Real de la Feria, con precios reducidos de menos de un euro. Durante el día seis líneas conectan directamente con el Cortijo de Torres y la totalidad de la flota está en funcionamiento durante la semana de festejos con un dispositivo de mañana y noche que cubre 24 horas de servicio. Aquellas personas que se desplacen desde otros puntos de la provincia, podrán usar tanto los autobuses que conectan con la capital como el tren de cercanías aquellos que vienen desde el litoral occidental de la Costa del Sol.

Otra buenísima opción es utilizar el servicio de taxi de la capital, que funciona de forma muy eficiente. En el casco histórico de la ciudad encontraréis varias paradas de taxi que os llevarán del centro al Real, ¡y viceversa! Ya en el Cortijo de Torres también tendréis disponible estos vehículos para volver a casa rápida y cómodamente.

Fería de Málaga autobús gratuito

Autobús público EMT precios reducidos durante la Feria.

9. Y entre copa y copa… ¡Boquerones fritos y berenjenas con miel!

Un plato de pescaíto, porra antequerana, gazpacho, un plato de jamón ibérico y queso curado, berenjenas con miel, croquetas, pinchitos, langostinos… Comer en la Feria es otro de los alicientes de estas fiestas. Encontraremos cientos de lugares donde pedir unas raciones o tapas.

Paso obligado por las Bodegas El Pimpi, que está adquiriendo categoría de ‘templo’ para los malagueños. Un lugar con mucho encanto en pleno casco histórico donde brindar con riquísimo vino dulce y tomar unos ‘ligeritos’, probar el típico ajoblanco malagueño y otras delicias como los camarones fritos o la cazuela de salmorejo con jamón y huevo de codorniz. Si suena bien, ya podéis imaginar cómo sabe.

feria de malaga pimpi

Bar El Pimpi, raciones típicas durante toda la Fería.

Esperamos que este post os haya abierto el apetito y las ganas de pasarlo bien en Málaga. Por mi parte, como malagueña, desearos que, si os decidís, disfrutéis al máximo de estas fiestas y no dudéis en subir vuestras fotografías a redes sociales y etiquetarnos.

La verdad es que es un plan perfecto para este verano. Málaga está a un avión o tren de distancia. Las excelentes conexiones que hay con la Costa del Sol por tierra, mar y aire seguro os van a permitir venir al menos un fin de semana para conocer de cerca, y en primera persona, la que por méritos propios está considerada la mejor fiesta del sur de Europa. ¿Nos acompañas?

Podéis encontrar tanto billetes de AVE como vuelos baratos a Málaga en la web de Rumbo y no olvideís reservar vuestro Hotel en Málaga con la mayor antelación posible durante la feria la ocupación suele ser del 100%.

¡Vámonos de Feria!

Contenido relacionado: 48 horas en Málaga


Fotografías: Flickr/ Ayuntamiento de Málaga, Licencia CreativeCommons.

Compartir.

Sobre el Autor

Viajera, que no turista; periodista y bloguera, que no redactora. Porque no es lo mismo ser que estar, SOY comunicadora por vocación. Licenciada en Periodismo, con amplia experiencia en medios de comunicación y redes sociales, mi gran pasión es descubrir Mundo. La mejor forma de recordar un viaje, contándolo. Puedes encontrarme en la blogosfera y en las redes sociales. Bon voyage!

Dejar una Respuesta