Las Fallas de Valencia, al menos una vez en la vida

Valencia es una ciudad que merece la pena visitar durante todo el año. La playa de la Malvarrosa, la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la Catedral o el IVAM son solo algunos de sus grandes atractivos. Pero durante el mes de marzo y especialmente entre el 15 y el 19, la ciudad se transforma en una enorme fiesta para locales y visitantes. Es la celebración de las fiestas josefinas, las Fallas de Valencia, algo que todos debemos vivir al menos una vez en la vida. El 1 de marzo comienza a cambiar el ambiente. El olor del azahar que brota de los naranjos se mezcla con el de la pólvora de la Mascletà que se disparara cada día hasta el 19, a las 14,00 horas en la Plaza del Ayuntamiento. Una Mascletà es un concierto pirotécnico en el que petardos y masclets, terrestres y aéreos van explotando durante cinco minutos, siguiendo el compás que marca el maestro pirotécnico y haciendo vibrar la ciudad. Conviene superar el miedo que puede causar la pólvora y tratar de acercarse a la plaza para vivirlo sintiendo el suelo temblar.

Ofrenda en las Fallas
Ofrenda en las Fallas

Por las calles empiezan a verse mujeres ataviadas con la preciosa indumentaria fallera, hombres también, pero pasan más desapercibidos. Son los miembros de las comisiones Falleras, los que durante todo el año en sus casales han estado preparando estas fiestas. Cada una encarga a un maestro fallero la construcción de dos Fallas, una infantil y una de adultos. La semana grande comienza el día 15 con la Plantà, el momento en el que todos los monumentos falleros deben estar en la calle, completos. Más de 300 Fallas permanecerán en los cruces de la ciudad hasta que el día 19 por la noche ardan al unísono. El monumento fallero, las Fallas, son un conjunto de escenas satíricas que critican con acidez y mucho ingenio los sucesos más relevantes del año. Cada escena está formada por ninots, muñecos que en muchos casos representan a personajes conocidos. Cada Falla presenta su mejor ninot, adulto e infantil a concurso. Permanece expuesto en una carpa en Nuevo Centro para que el público elija al mejor, que será salvado de la Cremá del día 19 y ocupará su lugar en el Museo Fallero. El resto deberán estar el día de la Plantà completando su Falla.

Fallas de Valencia
Fallas de Valencia

El olor de la pólvora y el ruido de los petardos se vuelven intensos a partir del día 15. Los niños no tienen colegio y muchos falleros toman vacaciones para disfrutar de su fiesta. Los casales salen a la calle montando carpas junto a sus monumentos, en las que convivirán estos cuatro días, habrá música, paellas, Mascletà y muy buen ambiente. Se inauguran los adornos de las calles, unos modestos y otros impresionantes espectáculos de luz como los de algunas Fallas de Ruzafa que no debes dejar de visitar. Hay música y se habilitan zonas en las que niños y mayores compiten por tirar el mayor número de petardos posible. Puedes comprarlos en tiendas habilitadas para este fin por toda la ciudad, pero se consciente de lo que haces, pueden ser peligrosos y hay reglas. El valenciano sabe lo que tiene entre manos, conoce la pólvora y la respeta. Pide ayuda o consejo te lo darán con gusto, y date cuenta que se trata de disfrutarlos, en ningún caso se lanzan contra otras personas o poniendo a nadie en riesgo. Las Fallas se dividen en categorías según su tamaño. El recorrido habitual para una primera visita es ver las de Especial, las más grandes. Hazte con una guía en el kiosco y planea tu recorrido. Por el camino podrás disfrutar de otras no tan impresionantes pero igualmente merecedoras de admiración. Mercados de artesanía y productos típicos amenizarán tu paseo, un buñuelo de calabaza y un chocolate caliente te darán la energía necesaria para seguir caminando. Por la noche la fiesta sigue con música y pólvora, esta vez en forma de Castillos de Fuegos Artificiales que se disparan cada noche desde el antiguo cauce del Turia. Aunque la dispará más famosa es la del 18, la Nit del Foc, cualquiera en estos días te puede dejar con la boca abierta.

Ninot de una falla
Ninot de una falla

El 17 y 18 se celebra la Ofrenda, la parte religiosa de la fiesta. Las comisiones parten de sus casales a pie para llevar flores a la Virgen de los Desamparados al ritmo que marcan sus bandas de música. En la Plaza de la Virgen una enorme estructura se llena de flores para configurar un manto único para la Mare de Deu. Las Falleras Mayores de Valencia cerrarán, la infantil el 17 y la adulta el 18, el desfile de comisiones.

Cremà de una Falla en Valencia
Cremà de una Falla en Valencia

El 19 a las 10 de la noche comienza el principio del fin, la Cremá, el momento que los falleros han estado esperando un año entero. Las Fallas arden por orden, primero las infantiles, después la ganadora de la categoría especial de este tamaño, luego la infantil del Ayuntamiento. Posteriormente se sigue el mismo orden con los monumentos grandes, todas excepto la ganadora de la sección especial y la municipal de la Plaza del Ayuntamiento que cierra las fiestas. El 20 el silencio y la vida cotidiana vuelven a copar las calles de la Capital del Turia. Algunos consejos para preparar tu viaje:

  • Haz tu reserva de hotel  en Valencia con antelación, aunque siempre hay quien no lo cree, la ciudad se llena.
  • Hazte con una guía de las Fallas para no perderte nada y ponte calzado cómodo.
  • Sigue las reglas en la de compra petardos y tíralos con seguridad.
  • Busca sitio con tiempo para ver los Castillos, las Mascletà y la Cremá de la Falla que elijas.
  • Respeta las Fallas y a los falleros, aunque todos podemos disfrutarla, es su fiesta.
  • Toma las medidas de seguridad habituales para los lugares muy concurridos.