Escenarios de película en el sur de España

3, 2, 1… ¡Acción! Se abre el telón y aparece una grúa que se mueve de forma mecánica moviendo grandes compartimentos de mercancías. Se va abriendo el plano y nos vamos situando en uno de los testigos ‘mudos’ de esta nueva aventura cinematográfica de Daniel Monzón, ‘El niño’. Hablamos del Puerto Bahía de Algeciras, unas instalaciones de alrededor de 16 kilómetros de longitud por el que en 2013 pasaron más de 5,17 millones de personas y alrededor del 1,18 millones de vehículos. Por la noche, su silueta, pese a quien pese, se convierte en un auténtico espectáculo que da buena cuenta de la importancia que este ha adquirido en los últimos años.

puerto-bahia-de-algeciras-cadiz
Puerto Bahía de Algeciras/ Nukamari-Flickr Licencia Creative Commons

Este es uno de los escenarios en los que se ha rodado metraje de esta película que ya es todo un éxito en taquilla. La cinta, ambientada en el mundo del narcotráfico en la zona del Estrecho de Gibraltar, no debe dejarnos una idea equivocada sobre una comarca rica en hermosos paisajes, tanto junto al mar como abrigados por la montaña, en la que el gracejo gaditano tiene un acento aún más especial, donde sus bares ofrecen algunas de las mejores propuestas gastronómicas de Andalucía… Es en ese ‘Campo de Gibraltar’ ausente en la película ‘El Niño’ en la que queremos poner el acento para invitaros a esta Cádiz desconocida para muchos pese a tener tantos encantos como otras zonas más conocidas de la provincia gaditana. Como hemos arrancado en el puerto algecireño, aquí vamos a empezar esta escapada. La ciudad de Algeciras tiene un centro histórico que merece la pena conocer: su Parque María Cristina, con alrededor de 30.000 metros cuadrados de extensión y de forma rectangular. Palmeras, laureles, araucarias, acacias blancas, ficus, árboles de Júpiter, cedros y pinos serpentean este pulmón verde del casco antiguo y en él podemos conversar junto a Goya (hay un busto en honor al genial pintor) o recordar a Federico García Lorca, en el mural que hay a su entrada.

parque-maria-cristina-algeciras
Parque María Cristina, Algeciras/ Kochtopf-Flickr Licencia Creative Commons.

Junto a este se encuentra el Parque Arqueológico de las Murallas Meriníes, en la avenida Blas Infante. Unos 6.000 metros cuadrados de restos arqueológicos que rasgan el corazón de la ciudad y que nos llevan a dos de sus principales arterias, las conocidas como calle Convento (Alfonso XI) y calle Ancha (Regino Martínez). Por una y por otra se llega hasta la Plaza Alta, centro neurálgico de Algeciras que difícilmente pasa desapercibida: una fuente monumental la caracteriza, con varios bancos que suelen estar muy frecuentados cuando refresca por las tardes, una balaustrada de cerámica sevillana y varias palmeras, macetones y jardineras que ponen la nota ‘verde’ al conjunto. Aquí podéis dejados llevar por la serena belleza de la Iglesia de la Palma y la coqueta capilla de Europa.

plaza-alta-de-algeciras
Una tarde cualquiera en la Plaza Alta de Algeciras/ Arkangel-Flickr Licencia Creative Commons.

Toca ahora coger el coche o bien un autobús de línea y poner rumbo a una de los lugares que sí o sí hay que visitar si pasáis por aquí: la playa de Getares. A quienes digan que esta es una ‘ciudad fea’ –¿eso de verdad existe?– les retamos a pasar por el trecho de costa que va desde la llamada punta de San García hasta la punta de Getares, donde comienzan los acantilados del Estrecho de Gibraltar. Más de 2.000 metros de arena dorada, fina, donde solo un río que se llame Pícaro es capaz de conquistarla… Este, al cruzarla, deja dos zonas cada una con sus peculiaridades pero que forman un todo que la convierten en la ‘favorita’ de muchos algecireños. Y del mar a la montaña, al Parque de los Alcornocales. este se extiende desde la sierra hasta el Parque del Estrecho. Recorre buena parte de los municipios que son teóricos escenarios de ‘El Niño’: Algeciras, Tarifa y también Los Barrios, Jimena de la Frontera, Jerez, Ubrique, Cortes… Este podría ser un perfecto lugar para una escapada rural este otoño, ya que se puede practicar montañismo, senderismo por el río de la Miel, espeleología, descenso de cañones en la Garganta de las Buitreras, rutas a caballo en La Almoraima y perderse por los pueblos que forman parte del mismo.

rio-de-la-miel
Río de la Miel, PN de los Alcornocales/ Sergio Rus-Flickr Licencia Creative Commons.

Otro de los lugares que deberían haberse dejado ver más en la cinta, aunque fama a este no le falta, es Tarifa. Muchos de los que hayáis visto ya la producción habréis reconocido rápidamente el chiringuito ‘Tangana’, a los pies de la playa de Casas de Porro. Seguro que grabaron un día en que soplaba el Levante, porque las cometas también se han ‘colado’ en el rodaje. Sobran las palabras para hablar de las playas de este municipio campogibraltareño: arena blanca, muy fina, parajes interminables de aguas cristalinas y, al fondo, unas dunas que seguro se asemejan mucho a lo que consideramos es el ‘paraíso’. Si bien ninguna tiene desperdicio, mojad vuestros pies en Los Lances, Valdevaqueros, Punta Paloma (podéis aprovechar para dares un ‘baño de barro’ y regresar a casa, encima, con una piel radiante… o eso dicen) y en Bolonia.

dunas-de-bolonia-tarifa
Dunas de Bolonia, Tarifa/ Francisco Manuel Esteban-Flickr Licencia Creative Commons.

Nuestro recorrido hace un cambio de sentido para partir en dirección a la Línea de la Concepción y Gibraltar. La primera presume de urbanismo con connotaciones coloniales: buena muestra de ello es su torre almenara de los siglos XVI y XVII, la Iglesia de la Inmaculada y los restos de los fuertes de Santa Bárbara y San Felipe. En este punto, nosotros os animamos a dejaros llevar más por la animada vida que tienen sus calles y por la riquísima cocina que se puede degustar, en forma de tapas, en sus muchos bares: pimiento relleno de ventresca, revuelto de bacalao, montados de lomo, cucuruchos de langostinos, planchitas de pez españa, chiquito a la plancha, carrillera ibérica en salsa, montado de pringá, riñones al Jerez… ¡Puede ser un no parar! Algunos de los lugares con más ‘sabor’ linease están en La Atunara, uno de los barrios más humildes y de más tradición del municipio, situado en el extremo de la playa de Levante. De aquí son muchas de las fotografías que habréis visto de la comarca, con barcas varadas en la arena y un paisaje de casitas bajas serpenteando el litoral.

estrecho-de-gibraltar
Estrecho de Gibraltar/ Roberto Carlos Pecino Martínez-Flickr Licencia Creative Commons.

Llegamos al final de esta ruta por esos lugares que NO enseñan en ‘El Niño’ poniendo pie en tierras británicas, justo donde la película pone su ‘The End’: en la Roca. El gusanillo de la curiosidad suele hacer acto de presencia cuando andas por estos lares. ¿A quién no le llama la atención ‘viajar’ a otro país a pie, caminando? La ‘Main Street’, llena de tiendas y lugares donde comer, subir al Peñón y empezar a hacer fotos de las fantásticas vistas que ofrece de toda la Bahía, paso por la Alcazaba árabe, algún que otro monumento más, el Museo de Gibraltar, el cementerio de Trafalgar…

el-penon-de-gibraltar
El Peñón de Gibraltar a vista de pájaro/ Chris Goldberg-Flickr Licencia Creative Commons.

Para conocer estos destinos, encuentra los mejores precios en Rumbo. Y colorín, colorado, esta ruta se ha acabado.  


Fotografías: Imagen destacada, Francisco Manuel Esteban, Flickr Licencia Creative Commons. Todas las imágenes de este artículo proceden de Flickr, bajo licencia Creative Commons.