10 platos de la comida portuguesa imprescindibles

La comida portuguesa, como casi todo lo portugués, suele ser tristemente desconocido por la mayoría de españoles. Sin embargo, basta dar una vuelta por cualquier pueblo o ciudad del país vecino para comprobar la riqueza de sus recetas y anotar todos esos platos que uno debe probar al menos una vez en la vida.

1.-Pastéis de Belém

Comida portuguesa: pasteles de belén
Pasteles de Belén, típicos y deliciosos.

Si te gusta el dulce, esta es una de las primeras cosas que debes probar cuando pongas un pie en Portugal. Son unas tartaletas de hojaldre rellenas de crema pastelera del tamaño de una tacita de café y se corre el peligro de empezar con una y acabarse la bandeja entera. Su origen viene de un monasterio que tuvo que empezar a vender en una tienda para poder subsistir. Dicen que finalmente la receta se vendió a un empresario coincidiendo con el cierre del monasterio y que continúa en manos de sus descencientes, cuyos maestros pasteleros elaboran los pasteis en la Oficina do Segredo (Taller del Secreto), en Lisboa.  

2.-Café

Comida portuguesa, café
Comida portuguesa, café

Es un imprescindible casi a cualquier hora del día. Algunas cafeterías se han vuelto míticas por su antigüedad pero también por las variedades de café que son capaces de servir, así como los personajes ilustres que han ocupado sus mesas.

3.-Bacalao

Comida portuguesa: bacalao
Bacalao a la brasa

El bacalao es un elemento común en las cartas de todos los restaurantes del país. Dominan el producto hasta el punto de asegurar que tienen una receta con bacalao para cada día del año. Ya sea al horno, en croquetas (pastéis de bacalhau), con arroz o à brás (desmigado con patatas a la paja, huevos, aceitunas y peregil), hará las delicias de cualquiera.

4.-Caldo verde

Es una sopa muy típica del norte de Portugal, sobre todo en la zona del Miño, elaborada con col gallega cortada muy fina o col verde rizada, patatas, cebolla, ajo y chorizo portugués frito. Los portugueses son muy aficionados a las sopas, así que no será extraño encontrarles tomando una como cualquier otra tapa en la barra de un bar. Es un plato bastante contundente que se toma incluso la noche de fin de año.

calvo verde comida portuguesa
Caldo verde, sopa típica portuguesa

5.-Presunto

presunto
presunto

Es el equivalente al jamón serrano español. Como ocurre en nuestro país puede ser como un simple jamón poco curado hasta uno de gran calidad, sabor y aroma exquisito. El que goza de mayor fama es el presunto ibérico alentejano -de la zona del Alentejo portugués-, ya que los cerdos se crían en la dehesa como ocurre en Huelva, Extremadura y Salamanca, y sus procesos de curación son muy similares. A muchos españoles les costará reconocer que el jamón serrano portugués está a la altura del nuestro, pero la realidad es que el buen presunto tiene poco que envidiarle.

6.-Queijo da Serra

El queso portugués no tiene mucho que envidiar al nuestro. Es muy común que te lo pongan para picar mientras decides qué comer, pero para apreciar bien sus matices recomendamos que sólo se coma con pan en el caso de los más mantequillosos como el queijo da serra. El sabor es exquisito. También de queso son las queijadas de Sintra, unas tartaletas con canela espolvoreada por encima típicas del pueblo que le da nombre.

7.-Sardinas asadas

Es uno de los símbolos de Portugal. En Lisboa la sardina asada al carbón servida sobre una rebanada de pan es el plato más típico. En junio, durante las fiestas de San Antonio, su patrón, aparte de encontrarlos en los restaurantes y las tascas, se pueden comer también en las calles. Y hasta hay un concurso para elegir la sardina más bonita. Muchos de los adornos y de los souvenirs locales están decorados con ellas.

sardinas asadas de portugal
sardinas asadas de portugal

8.-El arroz de pato

Es una de las mejores elecciones que se pueden hacer en Portugal. Increíblemente sabroso y nada pesado, se elabora al horno con el pato cocinado previamente, arroz largo y chorizo. La costra superior puede ser motivo de discusión entre los comensales. Una vez superada esa pequeña crisis, todos quedarán encantados con una carne de pato jugosa y suelta, grasa en su justa medida, y con un arroz muy bien guisado.

9.-Las mermeladas

Una especialidad portuguesa son las mermeladas. Al tratarse de un país con una buena variedad de frutas, no es de extrañar que las mermeladas y confituras sean también de muchos tipos. Muy recomendable la de higo, la de naranja y la de membrillo.....

10.-Migas alentejanas

Muy parecidas a las migas extremeñas, las alentejanas tienen su base en el pan y el cerdo. Es un plato muy consistente y sabroso en el que se emplea un pan tradicional de miga gorda del Alentejo. Conviene ir con el estómago vacío porque, entre la carne, el tocino y las migas, quedará ya poco hueco para el postre. ¿Se te ha abierto el apetito? A mí si, empieza reserva ya tu vuelo a Lisboa y a disfrutar de estas delicias gastronómicas.   Contenido relacionado: Comida marroquí: 7 platos que no debes perderte y 5 platos de la comida argentina que no debes dejar de probar.