Comida marroquí : 7 platos exquisitos que tienes que probar

1. Tajines marroquíes

7 platos que comer en marruecos: tajines marroquiés
Tajines marroquiés

Estos guisos tradicionales llevan su propia mezcla de especias, cuyo aroma se percibe nada más levantar la tapa de la cazuela. El plato adopta su nombre del tajine en el que se cocina, que básicamente se trata de una olla de barro del Norte de África. La carne se cocina lentamente hasta que está tierna; se pueden encontrar versiones con pollo, cordero y cerveza. También es una opción fabulosa para vegetarianos porque lleva verduras empapadas en salsa que absorben todas las especias de jengibre, cúrcuma, comino y pimentón. A veces también le ponen dátiles, ciruelas pasas, almendras, aceitunas y otras frutas en conserva . Se suele servir acompañado de pan o cuscús. La inmensa costa marroquí (1931 kilómetros, para ser exactos) hace que el pescado también sea una parte importante de su dieta. La Chermoula es una especie de guiso de pescado al horno o a la parrilla. La guindilla, el azafrán y el cilantro le dan un toque bien potente.

2. Pan Khubz

Comida de marruecos
Comida de marruecos

Nadie puede resistirse a sorber hasta la última gota del delicioso caldo del tajine usando la corteza del pan tradicional marroquí Khubz. Su forma plana no es casual, ya que permite que tenga más corteza para mojar en los guisos, caldos y salsas. Es mucho más divertido que usar cuchillo y tenedor. Puede resultar un tanto empalagoso y la mejor manera de consumirlo es recién sacado del horno. También puedes probar el pan planorghaif (similar a una crep) y la baghira (que es su versión de los bollos). Se suele servir con salsa como, por ejemplo, Zaalouk (berenjena ahumada).

3. Sopa marroquí

Comida de marruecos: sopa marroquí
Mercado de especies en Marrakech

La sopa Harira se suele elegir para romper el ayuno una vez llega la puesta de sol durante el mes sagrado del Ramadán. Este humeante cuenco de gloriosa sopa suele llevar lentejas y tomates, con guisantes y, a veces, se le añade algo de carne. La Bissara (B’ssara) es otra opción que incluso sirve para empezar el día con una copiosa sopa de habas.

4. Cuscús

7 platos típicos de marruecos: cuscús
Cuscús

Se puede afirmar con plena seguridad que el cuscús es uno de los platos nacionales de Marruecos. Tradicionalmente, la sémola seca se enrolla a mano y se salpica con agua para formar granos pequeños, que después se hierven para convertirse en cuscús. Es mucho más esponjosa que los ingredientes que se suelen emplear en otros lugares y normalmente se acompaña de carne o un guiso de verduras. La guarnición es diferente en cada sitio, pero la tradición bereber es tomarlo con suero de leche como postre.

5. La Maakouda y la comida de los puestos ambulantes

Comidas típicas marroquís: kebabs
Comidas típicas marroquís: kebabs

Seguro que no vas a querer perderte la comida de los puestos ambulantes en Marruecos. Sobre todo cuando vayas paseando por alguno de los zocos más famosos del mundo como el mercado Jemaa el-Fnaa de Marrakech. La Maakouda es una bola de patata frita o buñuelo que se toma como aperitivo o en un sándwich. Se sirve con una salsa para darle un toque de sabor. También encontrarás kebabs de carne y sardinas a la plancha, que no necesitan explicación. Sin embargo, la cabeza de oveja hervida sí. Puedes comprar «cortes selectos» como el carrillo o la lengua. ¡Venga, que estás de vacaciones¡

6. B’stilla/Pastilla

Especias en mercadillo fez
Mercado de especias en Fez

Este híbrido de pastel y tarta nace en Fez y es una especie de combinación aleatoria de dulce y salado. Lleva capas de pasta de hojaldre con carne de paloma (o pollo), condimentada con un relleno de almendras y especias. Por encima lleva azúcar glasé y un poco de canela.

 7. Dulces marroquíes

Comida típica de marruecos: Dulces
Dulces marroquíes

Los golosos están de enhorabuena: tendrán la oportunidad de acurrucarse entre tartaletas, galletas y otros caprichos durante su estancia. Allá donde ponga Meskouta , puedes ir a por un pastel. Si bien no suelen ser tartas frías como en otros lugares, siempre son de algún sabor, muchas veces de zumo naranja. Casi todos los dulces están condimentados con frutos secos, particularmente almendras, sobre todo los cuernos de gacela (o Kaab el Ghazal, que se llaman así por su forma de media luna).

No olvidemos las bebidas

En los zocos y la calle se vende el zumo de naranja más natural (te lo exprimen en el momento). Pero es el té de menta lo que realmente vale la pena probar. Existe una gran tradición de hospitalidad en torno a esta bebida. Es bastante probable que cuando estés de compras te ofrezcan un té mientras decides qué te vas a llevar, lo cual puede ser un truco sofisticado para endulzar una oferta. Básicamente, se trata de una forma de té verde con hojas de hierbabuena fresca y azúcar. En casi todos los hoteles y bares con licencias se puede beber alcohol, pero en los zocos y mercadillos callejeros no podrás tomarte una cerveza o una copa de vino. Así que cuando salgas a dar una vuelta tendrás que ceñirte a los refrescos..

Cómo llegar

Es bastante fácil encontrar vuelos a Marrakech (y el trayecto en avión solo dura tres horas y media). Una vez allí, puedes coger el tren, el autobús o alquilar un coche si tienes pensado visitar otros sitios del país.

Alojamiento

Existen cientos de paquetes de vacaciones en Marruecos entre los que elegir si quieres reservar hotel y vuelo a la vez. Otra opción que tienes es elegir un hotel y reservar el vuelo por separado

¿Qué te gustaría comer?

Te animamos a compartir tus recetas marroquíes con nosotros. Para ello, escribe un comentario a continuación. Más información sobre Marrakech aquí.