Las delicias de la cocina gallega

Podemos poner muchas excusas para visitar Galicia, cuenta con 3 aeropuertos y en rumbo te ofrecemos vuelos a los tres destinos, vuelos a Santiago de Compostela, vuelos a Vigo y vuelos a La Coruña, también está muy bien comunicada por tren o autobús a las principales ciudades,  una de estas excusas puede ser la gastronomía. No exageramos si decimos que los viajeros más gourmets se sentirá en en el paraíso en Galicia gracias a sus productos recién llegados del mar, sus magníficos vinos, las empanadas o sus carnes. La cocina gallega combina la tradición y la sencillez, así que vamos a conocer algunas de las delicias que nos regala.

Lacón con grelos

Sin lugar a dudas, es el plato más gallego que podemos encontrar. Su nombre revela lo que nos servirán al pedirlo: lacón y grelos, generalmente acompañados de patatas cocidas aunque hay sitios donde añaden chorizo. Tradicionalmente, era un plato típico de carnaval, cuando los grelos son más frescos porque acaban de recogerse, pero ya podemos disfrutar de este plato prácticamente los 12 meses del año.

Pulpo a feira

El Atlántico al oeste y el Cantábrico al norte hacen que los productos del mar estén presentes en la cocina gallega, y uno de los grandes protagonistas es el pulpo. Una vez se le han quitado las vísceras, se cuece el pulpo en una olla de cobre. Cuando su carne está blanda se corta en rodajas de un centímetro de grosor y se espolvorea con pimentón. Suele ir acompañado de cachelos, las patatas cocidas con piel, y rociado con aceite de oliva.

Empanadas

En cada zona y en cada pueblo se prepara una empanada diferente, según la harina que se utiliza o el relleno. Los rellenos más habituales son el atún o el bacalao, seguidas de las empanadas de zamburiñas, zorza, carne o mejillones con chorizo, una mezcla llamativa pero deliciosa. En los últimos tiempos se han modernizado, adaptándose a dietas como la vegetariana e incluyendo otros productos como las setas.  

Los pimientos del padrón...

...uns pican e outros non. En este caso el refranero no se equivoca, ya que solo el azar decidirá si el pimiento que hemos cogido pica o no. Unos monjes trajeron desde América estos pimientos hasta Hebrón, un pueblecito cercano a Padrón (A Coruña), que se han convertido en uno de los platos estrella de la cocina gallega. Suele comerse como tapa o entrante, y se sirven cubiertos de sal. ¿Te atreves a probarlos?

Percebes

Se dice que son el tesoro del mar gallego, y basta con probarlos para darse cuenta de ello. Que el aspecto de estos crustáceos no te eche para atrás, son deliciosos. Además, son muy fáciles de preparar, basta con cocerlos un poco y añadir sal. De hecho, los cocineros aseguran que es uno de los platos más simples de cocinar, ya que lo realmente complicado es capturarlos -de ahí su precio-.

cocina gallega percebes
cocina gallega percebes

Lamprea

Repetimos el mismo consejo que con los percebes: no lo juzguéis por su aspecto. La lamprea es un pescado sin mandíbula, de cuerpo cilíndrico y gelatinoso y sin escamas. Suele prepararse a la cazuela, y su sabor es una curiosa mezcla entre pescado y carne.

Caldo gallego

Es la base tradicional de la dieta gallega, ideal para los fríos días de invierno o para entrar en calor si llueve. Lleva productos procedentes de la matanza del cerdo como lacón, chorizo o pezuña de cerdo o panceta cocida, además de grelos, alubias, nabizas, berzas, repollo, cachelos o grasa de cerdo, que le da substancia. Debe servirse caliente, y se dice que tras recalentarlo por segunda e incluso por tercera vez está mejor que la primera vez porque es más consistente.

Callos a la gallega (o con garbanzos)

Es uno de los platos más extiendidos por toda Galicia. Se preparan con las callos y la pata de la vaca, además de chorizo y garbanzos. Según la zona en la que estemos y las tradición familiar se utilizará un condimento u otro, pero los más habituales son el pimentón, el clavo o el tomillo.

Androlla

Este embutido relleno de carne de cerdo y piel de cerdo asada picada, adobada con ajo, pimentón y sal es típica de Ourense y Lugo. Una vez echa la mezcla -se le suelen añadir huesos- se embute en una tripa, se cura y se ahuma antes de comerla.

Postres

La Tarta de Santiago y las filloas (una especie de crepe dulce) son los postres más destacados, a los que podemos añadir la leche frita en el interior de Galicia o las deliciosas orejas de carnaval. De la leche de las vacas gallegas salen magníficas cuajadas y requesones. De hecho, hay que probar los quesos con denominación de origen Arzúa, Ulloa o Chantada, el Queso de Simón da Costa (en forma de cono, ahumado) o el del Cebeiro, que acompañado de membrillo es otro postre o desayuno muy habitual.

Bebidas

Por una parte tenemos vinos de excelente calidad, como el Albariño (blanco, ideal para el marisco), Ribeiro (blancos y tintos), Ribeira Sacra (tintos, para carnes), Valdeorras (blancos y tintos) y Monterrei (blancos y tintos). Por la otra, están los aguardientes: el orujo blanco, el de hierbas o los tostados, perfectos para la sobremesa. Otro derivado del aguardiente muy conocido es el licor café, y acabamos con la queimada, un licor que, dicen, tiene facultativas curativas y protege de maleficios, espíritus y seres malvados.

vinos de galicia para acompañar la cocina gallega
vinos de galicia para acompañar la cocina gallega

  Fotos: Javier Lastras / Juantiagues