Cicloturismo en Europa: 5 ciudades europeas perfectas para ir en bici

Cuando el día se vuelva oscuro, cuando el trabajo parezca monótono, cuando resulte difícil conservar la esperanza, simplemente sube a una bicicleta y date un paseo por la carretera, sin pensar en nada más”. El creador del célebre detective Sherlock Holmes, Arthur Cornan Doyle, ya lo tenía claro a principios del siglo pasado. 100 años después, estos “curiososvehículos a dos ruedas –y lo adjetivamos así porque el pasajero es su motor, ¿lo habíais pensado?– se han convertido en uno de los medios de transporte favoritos para muchos turistas que recorren Europa. Cada vez son más las urbes del Viejo Continente que apuestan por ampliar el número de carriles bici y existen muchas empresas especializadas en ofrecer ciclotours o que ofrecen servicio de alquiler. A mi siempre me ha encantado este sencillo placer, la verdad, y desde que visité Ámsterdam, la ciudad ‘cicloturista’ por antonomasia, cuando planifico mis vacaciones suelo investigar si es un lugar ‘friendly’ con los ciclistas, que no todas lo son. En la redacción de Rumbo hemos estado compartiendo experiencias al respecto. Todos recordamos el dicho popular que dice eso de “es como aprender a montar en bicicleta, nunca se olvida” y hemos elaborado una selección de destinos en los que poder disfrutar de esta experiencia. Para los que alguna vez aprendieron a mantener el equilibrio a dos ruedas… ÁMSTERDAM. Dudaba si incluirla o no, porque puede que muchos de vosotros ya la conozcáis en este aspecto en particular. Sin embargo, está considerada una ciudad ‘bike-friendly’… ¿cómo no hablar de un lugar que cuenta con más de 400 kilómetros de carril bici y en el que se contabilizan hasta 600.000 vehículos de este tipo? Por alrededor de diez euros al día puedes conocer los rincones de la capital holandesa a los que, a pie, no se suele llegar. Además, todo hay que decirlo, se aprovechan más las escapadas, ya que, en cierta medida, vamos motorizados. COPENHAGUE. Compite con la anterior como mejor ciudad para ‘bicicletear’. 350 kilómetros de carriles bici, posibilidad de subirlas en trenes regionales y en metro y hermosos entornos naturales a los que se puede llegar pedaleando en poco tiempo: playa de Amager o de Bellevue, en Klampenborg; Castillo de Kronborg, en Helsingor (el castillo de Hamlet, Patrimonio Mundial por la Unesco) o el espectacular renacentista Frederiksborg Castle. Y así un largo etcétera de lugares de interés para sacarle el máximo partido al alquiler de tu bici.

copenhague en bici
Foto: Copenhague, de Claudio Olivares Medina/ Flickr CreativeCommons.

UTRECH. Esta ciudad de los Países Bajos, conocida como ‘el corazón verde de Holanda’, invita a pasar unos días con una mochila, ropa cómoda y pedaleando. Te esperan maravillosos pólders, preciosos humedales y magnos castillos. Se puede ir por libre o bien acceder a una de las excursiones que comercializan empresas especializadas en estas lides: la gran ruta de los Pólders, de 39 kilómetros; la de los castillos y mansiones, por los alrededores de la urbe; visita la subregión de Het Gooim con preciosos y señoriales pueblecitos; y la ruta de Westbroek, de 36 kilómetros, donde el verde es el color predominante. SEVILLA. 170,828 kilómetros de vías verdes destinadas a los ciclistas, tanto para sevillanos como para extranjeros, que realizan diariamente unos 68.000 desplazamientos. Esta es una de las claves que han hecho que la capital andaluza figurara en 2013 como la cuarta mejor urbe europea para moverse a pedales (índice Copenhagenize). Sus ciudadanos cuentan ya con una servicio público de alquiler –mediante abonos– y dirigidas a los visitantes ,hay varias compañías especializadas en alquilarlas.

sevilla en bici
Foto: Sevilla Ciudad/ Flickr CreativeCommons.

BERLÍN. Otra de las grandes capitales que se ha volcado para hacer de ella una ‘bike-friendly’, como Ámsterdam. Esta tiene hasta 620 kilómetros de carril bici y, al igual que en Copenhague, puedes subirla al metro. Casi todas las ciudades principales cuentan con espacio habilitado para ciclistas y lo mejor es que tanto peatones a pie como conductores respetan al máximo estos vehículos, algo que en España aún hay que mejorar bastante. Existen ‘ciclo vías’ hasta en los grandes parques y uno de los paseos más interesantes es el que discurre en paralelo a los trozos que aún quedan en pie del muro de Berlín. En la capital alemana encontramos incluso una variante más de este medio de transporte: los bici-taxis, con conductores que pedalean por nosotros. Foto: FaceMePLS/ Flickr Licencia CreativeCommons  

Si te gustó este artículo no te pierdas:

Las 3 mejores rutas ciclistas en España

Peregrinos rumbo a Santiago tras las huellas romanas

En ruta por los alrededores de Londres