Los castillos de Escocia más espectaculares

Escocia deslumbra por sus paisajes espectaculares que se combinan con uno de sus signos distintivos: sus castillos, edificaciones que, en algunos casos, se construyeron en los enclaves que anteriormente habían ocupado fortificaciones de piedra. Se pueden admirar al borde de acantilados, en el interior de frondosos bosques o en islas, además abundan los que poseen espectaculares jardines. Los registros históricos apuntan que llegaron a existir más de 2.000. De muchos solo se tiene constancia documental y entre los que siguen en pie, su grado de conservación varía entre los que no son más que ruinas y los que deslumbran. También son impávidos protagonistas de leyendas que hablan de fantasmas y embrujos y cautivaron a literatos como Shakespeare.

Los primeros construidos en piedra datan del siglo XIII y sustituyeron a los levantados en los siglos XI y XII por los normandos. Entre los siglos XIV y XVII se apostó por edificaciones modestas y con menor poder defensivo; en el siglo XVIII se restableció su carácter medieval, pero seguían asemejándose más a casas que a castillos y en el siglo XIX se apostó por el estilo señorial escocés. En la actualidad algunos son residencias privadas, aunque no es raro que abran sus puertas a los visitantes y que se alquilen para eventos como bodas o rodajes de películas o series de televisión como Downton Abbey en la que aparece el castillo de Inveraray; también funcionan como alojamientos turísticos, es posible recorrer Escocia pernoctando en castillos, y otros están gestionados por The National Trust for Scotland o por Historic Scotland que se encargan de su mantenimiento y explotación turística. Rumbo te ofrece vuelos baratos a Glasgow y ésta pueda ser una opción de alojamiento, por lo menos diferente.

Castillo de Edimburgo escocia
Castillo de Edimburgo

Castillo de Edimburgo El más importante de Escocia y la atracción que más visitas recibe en la capital se construía en 1130. Fue residencia de reyes escoceses; acogió la primera sede del Parlamento escocés y también sufrió el asedio de los ingleses. Destaca el cañón gigante Mons Meg, además del Gran Salón donde se exponen armas, armaduras y la llave del castillo. En la sala de la Corona se exhiben las joyas de la Corona escocesa y la Piedra del Destino, un trono ancestral. En su interior cuenta con tres museos: el National War Museum of Scotland y dos dedicados a los regimientos The Royal Scots y Royal Scots Dragoon Guards.

Castillo de Balmoral Se encuentra en el norte a unos 80 km de Aberdeen y desde 1852 es la residencia escocesa de Familia Real Británica. Si el edificio es espléndido, sus extensos jardines no se quedan rezagados. En sus terrenos se cultivan las frutas y verduras de las que se abastece su cocina. La reina Isabel II sigue acudiendo allí para pasar sus vacaciones estivales durante agosto y septiembre. Esto hace que solo se pueda visitar desde abril hasta julio, en contrapartida el palacio de Buckingham en Londres abre sus puertas durante agosto y septiembre cuando la monarca se traslada a Escocia.

Castillo de Stirling En Stirling, sobre una roca volcánica y rodeado de acantilados, se alza este castillo que sirvió como residencia de reyes y reinas escocesas. María Estuardo fue coronada allí en 1543. Sus principales edificios datan de los siglos XV y XVI. Destaca el Great Hall, la sala de banquetes más grande de Escocia; las Stirling Heads, treinta y tres medallones de madera de roble; la capilla real y los cañones en la Grand Battery. Entre 2008 y 2011 sufrió una serie de reformas para dotarlo del aspecto que presentaba en el siglo XVI.

Castillo de Culzean La elegancia es signo distintivo de este castillo que se halla encima de un acantilado al suroeste de Escocia. Su edificio del siglo XVIII, que está acompañado de un parque rural con unos impresionantes jardines, fue diseñado por una celebridad en la historia de Escocia, el arquitecto Robert Adam. En su interior, se recuerda su figura y la de sus propietarios, los Kennedy, a través de sus colecciones. Al final de la II Guerra Mundial, sirvió como alojamiento para Eisenhower, pues se reconoció su labor en esta contienda entregándole un apartamento en la parte superior. Además no se libra de su “fantasma” y en este caso, algunos dicen haber visto el de un gaitero.

Castillo de Glamis en escocia
Castillo de Glamis

Castillo de Glamis En este castillo de cuento de hadas y embrujado nació y pasó su niñez la madre de la reina Isabel II, la popular Reina Madre. Localizado a unos 20 km de Dundee, en la visita se disfruta de su mobiliario, tapices y obras de arte, además de estancias como su gran salón, su capilla privada, los apartamentos reales y sus maravillosos jardines En el Duncan´s Hall se recuerda el asesinato del rey Duncan a manos de Macbeth. Algunos sitúan allí el emplazamiento de la obra de Shakespeare y otros lo hacen en el castillo de Cawdor.

Castillo de Caerlaverock Impresionante muestra de la arquitectura defensiva del siglo XIII en el que sobresale su espectacular foso, la puerta de entrada con sus dos torres gemelas, las almenas y sus murallas hechas de arenisca roja, únicas en Gran Bretaña por su forma triangular. Su diseño viene determinado por su ubicación al sur junto a la frontera con Inglaterra.

Castillo de Eilean Donan Estuvo durante dos siglos en ruinas hasta 1932 cuando finalizaron unas laboriosas obras de reconstrucción. Durante la rebelión de los Estuardo fue defendido por 46 soldados españoles que no impidieron que fuera destruido por los ingleses. Se encuentra en el noroeste en una pequeña isla cerca de Dornie dentro de la ruta principal a la isla de Skye. Ha sido escenario de películas como “Los inmortales”, “El mundo nunca es suficiente” o “La boda de mi novia”.

Castillo de Fyvie Al norte de Escocia, a 45 km al norte de Aberdeen, sus orígenes se remontan al siglo XIII. Destacan sus interiores eduardianos y sus colecciones de armas y pinturas. Se dice que está encantado y que en él habitan fantasmas.

Castillo de Floors El prestigioso arquitecto William Adam diseñaba este castillo que se levantaba en 1721 a partir de una casa-torre. Se halla a 70 km al sur de Edimburgo; ofrece vistas al río Tweed y cuenta con unos espléndidos jardines y buenas colecciones de porcelana, cerámica china o mobiliario inglés.

Castillo de Cawdor Algunos historiadores y viajeros lo consideran la fortaleza del rey Macbeth, aunque no se ha conseguido demostrar esa vinculación. Fue construido para servir de fortaleza al señor de Cawdor a finales de siglo XIV. Se halla en el norte, a 24 km de Inverness.

Castillo Doune A 15 km de Stirling, en el centro de Escocia, sus elementos más antiguos datan del siglo XIII. Se hizo muy popular por la película “Los caballeros de la mesa cuadrada” de los Monty Python y posteriormente, por representar a Invernalia (Winterfell) en el primer capítulo de la serie Juego de tronos y al castillo Leoch en la serie Outlander.