Recorriendo los baños árabes en Andalucía

Los árabes nos dejaron un importante legado. Alguno sobrevivió a las invasiones cristianas de los reinos de Castilla y Aragón, otras desaparecieron con la expulsión musulmana de la Península y no han regresado hasta nuestros días. Uno de estos recuerdos son los hammam, los baños árabes, que ofrecen una experiencia única a quien disfruta de ellos. Unos baños tradicionales, un importante lugar para la vida social de quienes ocuparon la península antes de nosotros y que en pleno siglo XXI son un importante atractivo turístico. En aquella época, en los hammam uno mantenía reuniones, se relacionaba con sus vecinos o simplemente se dedicaba a descansar. Y eso es precisamente lo que hacemos en los baños árabes a día de hoy, relajarnos. Si hay una comunidad donde abundan los baños árabes esta es Andalucía, así que vamos a recorrer los baños árabes más importantes de Andalucía; un viaje relajante, mágico, casi extrasensorial, donde estaremos acompañados de la música relajante, la luz cálida y ese olor a flores tan primaveral que los acompaña. Como no podía ser de otra manera, la experiencia en los baños árabes debe acabar con un té. No importa si hace frío o calor, la inmensa mayoría de hammam tienen una tetería. La tetería, junto a la sala de masaje, se han añadido, pero el vestíbulo, la sala fría, la sala templada y la sala caliente ya existían entonces, aunque ahora se han ampliado. Ahora sí, nos embarcamos en esta experiencia única para todos los sentidos.

Granada

Parece casi obligado empezar nuestra ruta en Granada, concretamente en el Hammam Al Ándalus de la ciudad nazarí, a los pies de la Alhambra. Fue el primer hammam en abrir -lo hizo en 1998- y las pozas encontradas durante las excavaciones arqueológicas invitan a pensar que comparte su ubicación con los baños árabes que había en la Granada musulmana. También encontramos baños árabes en el Palacio de Comares y el Aljibe de San Miguel, además de en Guadik (Baños Árabes Hammam Kabir) y Alhama de Granada (El Ventorro).

alhambra-de-granada
Alhambra de Granada

Córdoba

Otra ciudad con un importante legado musulmán es Córdoba. La Mezquita es el mejor ejemplo, pero hay más, como el Hammam Al Ándalus, los baños árabes más grandes que encontramos en toda Europa. Están muy cerca de la Mezquita, en lo que en su día fue el epicentro de la capital Omeya, y su arquitectura arabesca es imprescindible. Fuera de la capital también destacan los baños árabes de Los Pedroches, en Alcaracejos. Se trata de un centro termal situado en un antiguo silo rehabilitado, aunque la ambientación no es la misma.

Sevilla

A las afueras de la capital andaluza, al otro lado del Guadalquivir, está la localidad de Bormujos, donde nos encontramos con los baños árabes de Medina Aljarafe, ideales para relajarnos en sus circuitos termales, que además ofrece bastantes ofertas para ir en pareja. De vuelta a la ciudad de Sevilla, está el hammam Aire de Sevilla. Se levanta sobre unos antiguos baños árabes, a su vez asentados sobre restos romanos, en una casa-palacio del siglo XVI construida por y para un Virrey de las Indias.

baños árabes
Baños árabes andalucía

Cádiz

Nuestra primera parada en la provincia de Cádiz está en Chiclana, concretamente en Novo Sancti Petri, una pedanía donde está el Hammam Sancti Petri, también muy bien ambientados. También tienen una decoración muy andalusí el Hammam Andalusí de Jerez de la Frontera. Eso sí, antes de visitar estos baños árabes, donde la entrada a menores de 12 años está vetada, asegúrate de reservar porque tiene una capacidad para tan solo 16 personas, lo que ofrece ese relax y esa intimidad que tanto buscamos.

Almería

Lo mismo podemos decir de los Baños Al Hammam Almeraya de Almería, donde no caben más de seis usuarios. Antes reabrió Aire de Almería, un hammam que recuperaba una tradición de baños árabes que la ciudad perdió en el siglo XV. Estos baños están en la Plaza Vieja, en el corazón de la ciudad antigua, sobre lo que en su día fue el zoco.

Málaga

En la Costa del Sol tenemos un par de interesantes paradas. La primera es en el Hammam Baños Árabes, en en casco histórica de la ciudad, en la Judería. A unos metros del museo Picasso se levanta un edificio de dos pisos del siglo XVIII que en su interior esconde estos baños árabes. El segundo punto de interés en la ciudad son los Hammam Al Andalus Baños Árabes, que cuentan con cinco termas de agua. Se rehabilitaron hace relativamente poco tiempo, y como no podía ser de otra manera cumplen con los principios decorativos de la tradición nazarí.

Huelva y Jaén

Acabamos nuestro recorrido por los baños árabes andaluces con otra doble visita. En Linares de la Sierra (Huelva) nos encontramos con el Hammam Linares, que además de los baños y masajes cuenta con sauna. Los turnos son exclusivos, así que antes hay que reservar cita. Finalmente, en la localidad jienense de Andújar nos espera El Pequeño Hammam. En pleno centro de la ciudad, se llega a través de calles estrechas que recuerdan la fisionomía de las ciudades musulmanas y junto a los baños están la Iglesia de Santa María y la Torre del Reloj, que según los historiadores en su día fueron la mezquita y el minarete. Fotos: Cristian BortesTracey Hind en Flickr