5 lugares para visitar en los alrededores de Lisboa

Lisboa es una ciudad llena de encanto y con una gran cantidad de lugares por ver. Aun así, si tenemos tiempo suficiente, hay una serie de lugares en los alrededores y a muy corta distancia que bien merecen una visita. Es muy popular la visita a Estoril, conocida por su gran Casino y sus viviendas de lujo, aunque existen muchos otros lugares para conocer en las cercanías que poseen un mayor atractivo, ya sea desde un punto de vista cultural y arquitectónico o paisajístico. Aquí os presentamos algunos de estos rincones a los cuales podemos ir en los alrededores de la capital portuguesa y a través de este link podrás encontrar una selección de Hoteles en Portugal a un precio fantástico.

Sintra

Este es, sin duda, uno de esos lugares que no podemos perdernos si estamos unos días por Lisboa, ya que es de fácil acceso desde la ciudad y guarda varias joyas que vale la pena conocer. Sintra se encuentra en un magnífico entorno natural y es una localidad pequeña de calles estrechas, lo cual configura su imagen como una ciudad de cuento. Aquí tenemos para ver un buen número de monumentos. Para empezar, en su centro histórico está el Palacio Nacional de Sintra y, a unos dos quilómetros, tenemos la Quinta da Regaleira, un palacio rodeado de maravillosos jardines. Subiendo la montaña, donde podemos llegar en coche o en autobús, está el Palacio da Pena, un palacio del siglo XIX con increíbles vistas, y el Castelo dos Mouros, una fortaleza musulmana del siglo VIII que ofrece también impresionantes vistas sobre la sierra y el Palacio da Pena. Por último, no nos podemos ir de aquí sin probar su famosa queijada.

sintra
sintra

Cascais y Boca do Inferno

Este antiguo pueblo de pescadores, situado al oeste de Lisboa, cuenta con bonitas playas y un puerto deportivo que atrae un gran número de viajeros. Vale la pena aprovechar la visita para dar un paseo por el Parque Municipal da Gandarinha, en donde se encuentra un castillo de comienzos del siglo pasado que actualmente funciona como sede del Museo Biblioteca Conde Castro Guimaraes. Otro paseo que debemos hacer si vamos a Cascais es la Boca do Inferno, un conjunto rocoso en donde las olas forman un verdadero espectáculo natural. Por otro lado, la ciudad cuenta con una amplia oferta de restaurantes y bares para salir.

boca do inferno
boca do inferno

Cabo da Roca

Si bien antiguamente se pensaba en Finisterre como el punto más occidental del continente europeo, el verdadero se encuentra en las cercanías de la capital portuguesa. Se trata del Cabo da Roca, un magnífico paraje natural que constituye el punto más occidental de la Europa continental o, como reza la placa de su monumento con una frase del poeta Luís de Camões: el lugar “donde la tierra acaba y el mar comienza”. Nos encontramos ante un acantilado de unos 140 metros sobre el nivel del mar, dominado por un faro inaugurado en 1772, lo cual lo convierte en el tercero más antiguo del país. Desde aquí podremos apreciar una espectacular vista del mar y la costa.

Setúbal

Esta ciudad, situada en el estuario del río Sado, destaca por la belleza de sus playas y su casco histórico amurallado, con calles peatonales por las cuales podemos encontrarnos con interesantes monumentos. Destacan monumentos religiosos como la Iglesia de Jesús, construida a finales del siglo XV y de estilo manuelino, o museos como el Museo de Setúbal, donde podemos ver una buena colección pictórica y restos arqueológicos de la zona. No podemos dejar de mencionar el Castillo de San Felipe, una fortaleza del siglo XVI que constituye uno de los símbolos de la ciudad y ofrece unas maravillosas vistas de su entorno natural. Los viajeros también podrán hacer una excursión a los alrededores, donde se encuentra el Parque Natural de Arrábida, con bellos paisajes montañosos, así como pequeñas playas y calas.

setubal cerca de lisboa
setubal cerca de lisboa

Mafra

Para acabar con esta lista, no podemos dejar a un lado la localidad de Mafra, al norte de la capital, conocida por contar con el monumento más importante del barroco portugués. Nos referimos al Palacio Nacional de Mafra, una construcción encargada por João V de Portugal en el siglo XVIII y pensada originalmente como un convento franciscano. El conjunto está integrado por un palacio real, un monasterio y una basílica, a lo cual se suman un hospital, una farmacia y una impactante biblioteca que alberga más de 40.000 libros. Además, desde Mafra podemos acercarnos a la vecina Ericeira, una villa pesquera de calles estrechas que ofrece una visita de especial encanto.

¡¡A disfrutar de estos parajes portugueses!!