En ruta por los alrededores de Ámsterdam

Ámsterdam ofrece la posibilidad de visitar ciudades, pueblos o zonas con distintos atractivos que se encuentran en su mayoría a una distancia bastante asequible. Se puede llegar a través de una buena red de trenes; de tours organizados; alquilando un coche o disfrutando de las facilidades que existen para los ciclistas. Si ya conoces la capital de los Países Bajos o vas a permanecer el tiempo necesario para poder salir de sus límites, te proponemos una serie de encantadores destinos y te marcamos su distancia a la capital.

Centros urbanos más importantes

  • La Haya.

A 61 km al suroeste, es el centro administrativo del país y la sede del gobierno central y de la Familia Real.  Sus grandes avenidas con mansiones y jardines recuerdan un poco a la ciudad de París; la actividad política tiene lugar en el Binnenhof y no hay que olvidarse del cercano Mauritshuis, desde el siglo XIX el museo contiene la colección de pintura de la Casa Real. A las afueras se une al mar a través de Scheveningen, por lo que cuenta con playa. Si se va con niños, es recomendable Madurodam, un parque que reproduce en miniatura los monumentos y lugares emblemáticos de los Países Bajos.

Holanda: Molinos de Kinderdijk junto a Róterdam
Molinos de Kinderdijk junto a Róterdam
  • Róterdam.

A 74 km al sur, se levantó de sus cenizas después de que fuera bombardeada en 1940 durante la II Guerra Mundial. El monumento De Verwoeste Stad (La ciudad desolada) lo recuerda y en el pintoresco barrio de Delfshaven se puede ver cómo era antes de ser destruida. Ahora se ha convertido en la ciudad más moderna del país. Símbolo de los nuevos tiempos son las Kubushuizen o Kijk-Kubus (Casas cúbicas); el Het Potlood, un edificio en forma de lápiz, o el Europoort, el puerto más importante del mundo. Entre sus museos más importantes se encuentran: el marítimo y Nieuwe Instituut, dedicado a la arquitectura holandesa del siglo XIX hasta la actualidad.

  • Utrecht.

A 53 km, carga con dos milenios de historia a sus espaldas. Sus orígenes se remontan a la época del Imperio romano. Al igual que en Ámsterdam, el centro de la ciudad está surcado por canales, como el bonito Oudergracht, pero su peculiaridad es que tienen dos niveles. En el centro, en la Domplein, su plaza más antigua, se alza la catedral, una de las pocas católicas al norte del país. Destaca su torre (Domtoren), uno de sus símbolos.

Alrededores de Amsterdam: mercado de tulipanes
Mercado de tulipanes

Tradiciones

Los amantes de las flores se encuentran en el país adecuado. A 23 km al sur, Aalsmeer Bloemenveiling celebra la mayor subasta a nivel nacional. Se puede visitar a través de su centro de visitantes con un recorrido por los jardines históricos de Aalsmeer y un pequeño crucero en barco por el lago Westeinderplassen. En el siglo XVII, se vivía el auge del cultivo del tulipán y comenzaron a adaptarse zonas arenosas de las dunas del norte para cultivar estas flores. Bollenstreek, “zona de bulbos”, se extiende entre el norte de Leiden y Haarlem; entre Aerdenham y Castricum y parte del norte de Alkmaar y en la zona de Breezand. En primavera los campos se tiñen de colores y no solo de tulipanes, sino también de jacintos, narcisos, dalias o gladiolos. Únicamente durante esta estación abre sus puertas el jardín más grande del país, Keukenhof, que se halla a 35 km al suroeste. Es una gozada pasear tranquilamente por este recinto que ordenaba construir la condesa Jacoba van Beieren como jardín de su castillo. También dispone de huertos y de plantas aromáticas. Desde mediados del siglo XIV, el queso es el elemento central en Alkmaar, a 43 km al norte de la capital. En primavera, cada viernes, se celebra un mercado tradicional en la plaza Waagplein siguiendo los mismos ritos gremiales desde hace seis siglos. Asimismo cuenta con un museo dedicado a este alimento. A 15 km al norte de Ámsterdam, Edam es conocida mundialmente por sus quesos de bola como muestra un museo temático. Además destacan su Ayuntamiento y la iglesia Grote Kerk. A 74 km al sur, se halla Gouda que da nombre a otra variedad de queso. Su ayuntamiento, en medio de la plaza Markt, es uno de los más bonitos de los Países Bajos. Sus canales se pueden recorrer en los fluisterbootjes, unos manejables barcos ecológicos. Entre los pueblos con tradición marinera se hallan: Hoorn, a 45 km al norte, que tuvo un pasado lleno de gloria al ser el puerto la Compañía de las Indias Orientales. En la actualidad las embarcaciones de carga han sido reemplazadas por barcos deportivos y yates de recreo. En pie siguen sus mansiones del siglo XVII para dar testimonio de sus años de esplendor. Volendam, a 22 km al norte, es un pequeño pueblo convertido en un enclave muy turístico sobre todo para los visitantes extranjeros. La canción popular y las abundantes tiendas de recuerdos son sus reclamos más notorios. Desde aquí se puede llegar a Marken, a 25 km al norte, separada por un lago, más tranquila y poblada desde hace siglos por una comunidad calvinista. Se puede pasear por su puerto, dar una vuelta por sus calles y caminar hasta el faro.

Ocio

Desde Ámsterdam en bicicleta o en autobús se llega a Ouderkerk Aan De Amstel, a unos 11 km al sur, uno de los destinos preferidos de los habitantes de la capital para el fin de semana. Su centro está repleto de cafés y restaurantes. Mientras que Zaanse Schans, a unos 20 km al noroeste, es un museo al aire libre situado en un pólder. Es un gran parque temático gratuito que recrea una ciudad holandesa del siglo XVII. Cuenta con molinos de viento, casas, granjas, barcos y pequeños museos dentro del recinto. Si busca la playa de Ámsterdam, los residentes de la ciudad le señalarán el pueblo de Zandvoort, a 33 km al oeste. Durante el verano se anima con cafés y restaurantes con elegantes terrazas. Haarlem, a 20 km al oeste, destaca por su actividad comercial en sus tiendas y mercados. En el centro de la ciudad se encuentra el Grote Markt, que se traduce como mercado grande y que está rodeado de algunos de sus monumentos más populares como la Sint Bavokerk, una iglesia del siglo XIV, y el ayuntamiento. El museo más famoso está dedicado al pintor Frans Hals.

Panorámica de Leiden
Panorámica de Leiden

 

Arte y cultura

Delf, a 64 km al suroeste, destaca por su preciosa cerámica azul; por ser la cuna de uno de los pintores holandeses más conocidos, Jan Vermeer, un excelente paisajista reconocido por su obra “La joven de la perla” expuesta en La Haya; y porque alberga Nieuwe Kerk, el panteón de la Familia Real holandesa. Naarden, a 24 km al sureste, es una de las ciudades fortificadas mejor conservadas de Europa con una muralla del siglo XVII en forma de estrella. En el Nederlands Vestingmuseum se repasa la historia de las fortificaciones del país. En Leiden, a 43 km al suroeste, se fundó la primera universidad de los Países Bajos. Destacan las mansiones que mandaron construir los miembros del gremio textil en el siglo XVII, que en la actualidad son dependencias de los profesores y el Hortus Botanicus, un bellísimo jardín botánico. Ahora ya reserva tu vuelo a Amsterdam y a disfrutar. Contenido relacionado: Qué ver en Amsterdam