Albarracín ciudad medieval

Si estás pensando en disfrutar de unos días inolvidables en un destino turístico que combina naturaleza con un importante patrimonio monumental y un sinfín de actividades y alternativas de ocio, desde Rumbo.es te recomendamos visitar Albarracín.

Ciudad medieval, Albarracín se encuentra emplazada en una colina de los Montes Universales y casi en su totalidad está rodeada por un profundo tajo que cumplió en el pasado una función defensiva conjuntamente con sus imponentes murallas.

Murallas Albarracín Foto: Turol Jones Flickr.com, Creative Commons
Murallas Albarracín Foto: Turol Jones Flickr.com, Creative Commons

Numerosos monumentos como la Catedral, la Iglesia de Santa María y el Palacio Episcopal, además de varias mansiones señoriales y una peculiar arquitectura hacen de Albarracín una ciudad que te conquistará desde el primer momento.

Uno de los encantos de Albarracín está en el trazado de sus calles que se adaptan a un terreno difícil y que por lo tanto está lleno de pasadizos y escalinatas a través de los cuales descubrirás un conjunto edilicio donde abunda el color rojizo. La combinación de yeso y entramados de madera es típica de esta ciudad donde desde siempre se utilizaron estos materiales además de la piedra.

Albarracín, un poco de historia

Panorámica Albarracín Foto: Germán Flickr.com, Creative Commons
Panorámica Albarracín Foto: Germán Flickr.com, Creative Commons

Situada al suroeste de la provincia de Teruel, la ciudad de Albarracín, antigua capital de un reino de taifas, ha conservado, a pesar del paso del tiempo, el encanto medieval reflejado sobre todo en su casco antiguo declarado Bien de Interés Cultural y propuesta por la Unesco para ser declarada Patrimonio de la Humanidad.

Un imponente recinto fortificado que sobrepasa la superficie del casco urbano refleja los distintos momentos de su construcción. Así, del siglo X pertenece el Alcázar y la Torre del Andador, en tanto que las murallas, que rodean el arrabal de la Engarrada, son del siglo XI y finalmente, después de la Reconquista fueron los señores cristianos y los reyes de Aragón los encargados de edificar los tramos nuevos de la muralla, como también las torres y fuentes que hoy se conservan.

Recorriendo la ciudad medieval de Albarracín

Son las calles empinadas las que te conducirán hasta la Plaza Mayor, donde está el Ayuntamiento y también un mirador sobre el río Guadalaviar desde donde podrás obtener increíbles vistas de la ciudad y la sierra.

Una recomendación es que uses zapatos cómodos para pasear por Albarracín ya que todas sus calles son empedradas con cuestas y escaleras y si quieres subir a las murallas debes tomar por un camino de tierra.

Calle AlbarracínFoto: Juan Luis Flickr.com, Creative Commons
Calle AlbarracínFoto: Juan Luis Flickr.com, Creative Commons

Existen varias zonas de aparcamiento en la parte baja de la ciudad monumental, uno de ellos junto al río Guadalaviar, muy cerca de la Oficina de Información Turística de Albarracín, en tanto que otro aparcamiento está en las inmediaciones del Parque Municipal también en la parte baja y ya en la parte alta, detrás del Castillo existe otra zona donde puedes dejar el coche.

Todo el conjunto que encierra el casco antiguo fue construido sobre las faldas de una montaña, rodeada casi en su totalidad por el río Guadalaviar. Hacia el Norte podrás ver la sierra de Albarracín y al Sur los Montes Universales, mientras que gran parte del término municipal está ocupado por el paisaje protegido de los Pinares de Rodeno.

Disfruta de un paseo por Albarracín y descubre los rincones más pintoresco de esta ciudad medieval que siempre te sorprenderá con monumentos como la Catedral de El Salvador, que data del siglo XVI y está adosada al antiguo Palacio Episcopal donde podrás visitar el Museo Diocesano y admirar una magnífica colección de tapices flamencos.

Castillo de Albarracín

Recientemente restaurado, el Castillo de Albarracín fue alcázar andalusí durante el reino de taifas durante el siglo XI en tanto que entre los siglos XIII y XIV fue la residencia de los señores de Albarracín hasta la conquista aragonesa de la ciudad en 1284 cuando sufrió una transformación casi completa.

Si sigues el borde del relieve sobre el que se asienta el Castillo de Albarracín, tendrás la posibilidad de recorrer las once torres de planta circular que forman el cerco amurallado, aquí existen también importantes restos de antiguas casas-palacio del siglo XII, algunas de ellas en el nivel superior del recinto y otras construidas en la parte baja de la fortaleza.

Museo de Albarracín

Ubicado en el antiguo hospital de Albarracín, una construcción del siglo XVIII que también fue utilizada como cárcel y rehabilitado como museo de la ciudad, es el espacio perfecto para que conozcas más sobre la singular historia de esta ciudad medieval. Rumbo te ofrece una selección de hoteles en Albarracín a muy buen precio, no dudes en consultar

En la primera planta del museo se exponen importantes piezas de época islámica, desde metales y monedas hasta cerámicas y también objetos de la época cristiana posterior en su mayoría extraídos de la excavación arqueológica del castillo. Ya en el espacio bajo-cubierta se expone todo lo relacionado con los períodos moderno y contemporáneo de Albarracín donde podrás recrear el modo de vida de los antiguos habitantes.

Catedral de Albarracín

Catedral Albarracín Foto: Manel Flickr.com, Creative Commons
Catedral Albarracín Foto: Manel Flickr.com, Creative Commons

La Catedral de San Salvador de Albarracín, de estilo gótico levantino, comenzó a construirse en 1572 sobre los restos de un antiguo templo románico del siglo XII. Su interior fue reformado durante el siglo XVIII y se le añadieron algunos elementos de estilo barroco.

Una única nave forma la estructura del templo, flanqueada por capillas laterales y un retablo que data de 1566 en la capilla mayor, mientras que en su exterior destaca la torre de estilo renacentista.

Museo Diocesano

Este museo se encuentra en el antiguo Palacio Episcopal y para acceder debes utilizar la escalinata principal de entrada a la Catedral. Aquí podrás admirar los espacios originales del antiguo Palacio y el modo de vida diocesano de la época, gracias a la restauración realizada en todas las habitaciones originales.

 Museo Diocesano Albarracín Foto: Turol Jones Flickr.com, Creative Commons
Museo Diocesano Albarracín Foto: Turol Jones Flickr.com, Creative Commons

El Museo Diocesano alberga lo más destacado del arte sacro. Los espacios se dividen en salas donde podrás encontrar una interesantes introducción histórica con objetos destacados por el “pez de cristal” una pieza de cristal de orca del siglo XVI, mientras que en un pequeño oratorio se expone una rica colección textil y al llegar a la capilla barroca del Obispo encontrarás la pintura más antigua de esta diócesis y una colección de piezas de orfebrería.

La Naturaleza en la Sierra de Albarracín

Toda la comarca de la Sierra de Albarracín alberga hermosos paisajes en los que abundan cañones, peñas, barrancos, valles y extensos bosques de encinares, coníferas y sabinares.

Sierra Albarracín Foto: Ricard Gabarrus Flickr.com, Creative Commons
Sierra Albarracín Foto: Ricard Gabarrus Flickr.com, Creative Commons

Tanto el nacimiento de los ríos Tajo, Guadalaviar, Cuervo, Cabriel y Júcar, en lo alto de las sierras, como un rico ecosistema, convierte las sierras y valles de Albarracín en un paraíso micológico además de ser el refugio de diferentes especies animales que conforman la Reserva Nacional de Caza de los Montes Universales.

Si practicas senderismo en Albarracín tienes diferentes alternativas para recorrer la sierra como la Ruta del Pinar de Rodeno y el arte rupestre levantino. Esta es una ruta cercana a la ciudad de Albarracín y sale del barrio del Arrabal recorriendo todo el Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno que incluye una gran cantidad de abrigos de pinturas rupestres.

El turismo activo es otro de los grandes atractivos de Albarracín como también las Jornadas Micológicas y Gastronómicas de las Setas y de la Caza que se realizan cada año en el mes de octubre e incluye numerosas actividades al aire libre teniendo la micología como eje central.

En cualquier época del año que visites Albarracín podrás disfrutar de actividades culturales, como la Fiesta de los Mayos que se llevan a cabo a comienzos de mayo o las Fiestas Patronales de Albarracín que se celebran durante el mes de septiembre e incluyen numerosas actividades para todas las edades.

Disfruta de Albarracín, un destino turístico que lo tiene todo, desde arte y cultura, hasta un conjunto monumental de excepción, bella naturaleza, actividades de ocio para todas las edades y una gastronomía excelente, además de la hospitalidad de sus habitantes que harán más acogedora tu estancia.

Albarracín nocturna Foto: Francis Raher Flickr.com, Creative Commons
Albarracín nocturna Foto: Francis Raher Flickr.com, Creative Commons