8 pueblos con encanto de la costa catalana

Unos 580 kilómetros separan el Cabo de Creus y el Golfo de Roses, los últimos tentáculos de los Pirineos en el Mediterráneo, del Delta del Ebro. 580 kilómetros llenos de pueblos con encanto en la costa catalana que vamos a descubrir a lo largo de las próximas líneas, y que sorprenderán a más de un turista por su belleza, por su excelente gastronomía, por sus gentes o sus paisajes. Por no hablar de unas playas de arena dorada, más granulosa al norte y algo más fina al sur, en las que podemos combatir el calor del verano.

Cadaqués

Nuestra primera parada está en pleno Cabo de Creus, cuyo casco histórico está protegido y es Bien Cultural de Interés Nacional. Muchos artistas, empezando por Dalí, han pasado por Cadaqués, y un paseo por sus calles nos revelará por qué les resultaba tan inspirador. No podemos perdernos el Castillo de Cadaqués ni la Casa-Museo Dalí en Portlligat, un puerto natural que pertenece a este pueblo, donde el genial artista se instaló tras su regreso de Nueva York.

conjunto-historico-de-cadaques
conjunto-historico-de-cadaques

Begur

L'Estartit o Palamós son más conocidos, pero nuestra primera parada en la Costa Brava es Begur, con unas playas y calas que presumen de un entorno natural único. Aiguafreda, Sa Turna, Sa Riera y Aiguablava, entre acantilados y bosques, son las más conocidas. En el casco histórico del pueblo nos sorprenderán las torres de defensa de los ataques piratas de los siglos XVI y XVII. En Begur también encontramos bastantes casas modernistas construidas por indianos entre finales del siglo XIX y principios del XX.

begur
begur

Calella de Palafrugell

Esta población que ni siquiera alcanza los 1.000 habitantes es la salida al mar de Palafrugell, otro importante activo turístico de la Costa Brava. Sin embargo, hemos elegido Calella de Palafrugell por el encanto de un pueblo que conserva su esencia histórica marinera, con sus casitas bajas que parecen ajenas a la evolución urbanística del Mediterráneo. Hay que bañarse en Port Bo, una playa ideal para los que busquen un remanso de paz rodeados de barcas de colores sobre la arena.

calella de palafrugell
calella de palafrugell

Sitges

La cercanía a Barcelona -solo 30 minutos en Cercanías- convierten a Sitges en uno de los destinos más frecuentados de Catalunya. Es conocida especialmente por playas como la de San Sebastián, una playa familiar situada en el casco antiguo de Sitges; pero también hay muchos turistas que se acercan hasta aquí para visitar el municipio o de eventos como su carnaval o el Festival de Cine.

sitges
sitges

Tamarit

Aunque técnicamente pertenece a Tarragona, antes de llegar a la ciudad nos encontraremos con este espectacular municipio que esconde una de las playas más bonitas de la Costa Dorada. La playa de Tamarit está protegida, y no tiene paseo marítimo, por lo que su ocupación es bastante inferior a la de playas cercanas. Sin embargo, lo mejor es poder bañarse junto al Castillo de Tamarit, que asoma entre la pineda que rodea la playa pegado a las aguas del Mediterráneo.

tamarit
tamarit

Mont-roig del Camp

Nos acercamos al Delta del Ebro, pero antes hacemos una parada en Mont-roig del camp, un pueblo donde encontramos, por una parte, el casco histórico en el interior y por la otra ocho kilómetros de mar rodeados de cámpings, hoteles y albergues en Miami Platja y Pins de Miramar. En lo alto de una roca muy erosionada está la Ermita de la Mare de Déu de la Roca; mientras que en la zona de costa encontraremos opciones de todo tipo. En Mont-roig del Camp también se produce el aceite de oliva D.O Siurana.

Amposta

Situado a orillas del Ebro, Amposta puede presumir de tener el segundo puente colgante de hormigón armado más antiguo del mundo, construido entre 1915 y 1921. Sin lugar a dudas, es el orgullo de este pueblo, donde también encontraremos casas modernistas o un castillo reconvertido primero en fábrica y ahora en la Biblioteca Comarcal Sebastià Juan Arbó. No podemos irnos de Amposta sin disfrutar de sus arroces ni de los paisajes del Delta del Ebro. Amposta es uno de los muchos pueblos desde donde podemos iniciar un recorrido en barco por el Delta.

Alcanar

Nuestro recorrido por la costa catalana acaba en Alcanar, el último municipio catalán antes de cruzar el Río Senia y entrar en la Comunitat Valenciana. La Torre del carrer Nou es el único resto de la antigua muralla, y el Pont dels Estrets, sobre el Senia, es el único resto que queda de la arquitectura romana.Sus restaurantes tienen un gran prestigio, en especial los del núcleo de les Cases d'Alcanar, así que podemos probar sus arroces y productos del mar o de la tierra.   Foto: Jef Nickerson , Albert Torelló , Lluc Ulldemolins