7 Parques naturales en la verde Suiza

Si cuando piensas en Suiza imaginas un prado infinito entre colinas con tranquilas vacas pastando –aunque sean moradas y “vendan” chocolate–, senderistas recorriendo kilómetros de caminos entre bosques, ríos y lagos o la tranquilidad de la naturaleza más pura: ¡bienvenido a los parques de Suiza! Uno de los países más ricos del mundo demuestra, con sus parques naturales, nacionales y reservas de la biosfera, que la naturaleza es también un tesoro nacional.

Parques en Suiza

En un país con poco más de 41.000 kilómetros cuadrados, el hecho de que haya 20 espaciosmás de un 15% de la superficie del país– en los que la naturaleza está protegida, entre parques naturales regionales, nacionales y reservas de la biosfera, deja clara la importancia que los suizos le dan a salir a disfrutar de la vida rodeados de verdor y de aire puro. Desde las cumbres de los Alpes hasta los valles; desde el interior del país hasta más allá de sus fronteras –uno de ellos, el parque natural de Schaffhausen, tiene parte en territorio alemán–; andando, en bicicleta, en canoa o esquiando... ¡siempre hay un parque cerca de cuando estás en Suiza!

Parque Nacional Suizo

En 1914, cuando se creó el Parque Nacional Suizo, no se buscó más nombre: cómo llamarlo no era importante. Fueron los primeros 170 kilómetros cuadrados protegidos de los Alpes. Nos vamos al sur de Suiza, a la frontera con Italia en la zona del valle de Engadina, y nos encontramos, en Zernet, con el centro de visitantes. Desde allí se despliega la red de caminos por el parque, 80 kilómetros de senderos, con una ruta especial para niños. ¿Estás lo bastante en forma para los más largos?

parque-nacional-suizo-en-suiza
Foto: Switzerland Tourism

Parque natural de Thal

Si tu viaje a Suiza no está pensado para visitar parques naturales, el parque natural de Thal es el tuyo. No porque sea menos verde –o blanco cuando lo cubre la nieve en invierno– que los demás. Es porque está en el centro del país, entre las ciudades de Zurich, Berna y Basilea, y seguro que alguna de ellas estaba en tu itinerario. ¿Necesitas más excusas para ir hasta allí? Las ruinas de los antiguos castillos que protegían la zona y el hecho de que algunas de las granjas que se asoman desde las colinas tengan restaurantes en los que disfrutar de la comida tradicional suiza, seguro que te convencen. Por no hablar de la red de senderos que, en éste en concreto, ayudarán a que te entren ganas de comer o a bajar la comida con un paseo.

Switzerland. get natural. The Thal Nature Park in the Jura Mountains on a beautiful winter afternoon in February. Impressions from the farms Binzberg and Subigerberg above Gaensbrunnen on the border between the cantons of Berne and Solothurn. Schweiz. ganz natuerlich. Der Naturpark Thal im Solothurner Jura an einem schoenen Winternachmittag im Februar. Impressionen zwischen den Gehoeften Binzberg und Subigerberg oberhalb von Gaensbrunnen an der Grenze zwischen den Kantonen Solothurn und Bern. Suisse. tout naturellement. Le parc naturel de Thal dans le Jura, sur un bel apres-midi d'hiver en Fevrier. Impressions des fermes Binzberg et Subigerberg dessus Gaensbrunnen a la frontiere entre les cantons de Berne et de Soleure. Copyright by: Switzerland Tourism - By-Line: swiss-image.ch/Lorenz Andreas Fischer
Foto: Switzerland Tourism

Parque natural de Beverin

En el parque natural de Beverin la naturaleza se alía con la historia. Con sus 370 kilómetros cuadrados y el pico Piz Beverin –que le da nombre– de casi 3.000 metros de altura es un lugar soñado para los excursionistas que disfrutan recorriendo senderos. Pero si, además de limpiar tus pulmones y tu mente buscas algo más, en Zillis, en la iglesia de St. Martin puedes emocionarte con la “Capilla Sixtina de los Alpes“, con su techo único con pinturas del siglo XII perfectamente conservadas.

Kirche Zillis
Kirche Zillis

Parc Adula

El parque Adula es el gigante de los parques suizos con sus 1.230 kilómetros cuadrados candidatos a convertirse en parque nacional. Con ese tamaño, es evidente que puedes encontrar de todo: desde valles hasta zona subalpinas –como el monte Adula o Rheinwaldhorn– y bosques de todo tipo –incluso uno de castaños–. Por si la diversidad natural fuera poca, también puedes encontrar gente que hable italiano –en el sur del parque, en la zona fronteriza– alemán y retorromano –lenguas romances de la zona–.

Switzerland. get natural. Parc Adula in Canton Graubuenden. Vrin at the upper end of the Val Lumnezia, 1448 metres a.s.l. The unspoilt structure and the architecture of Gion A. Caminada are characteristic. View to the north-east. Schweiz. ganz natuerlich. Parc Adula im Kanton Graubuenden. Vrin zuhinterst im Val Lumnezia auf 1448 m. Charakteristisch sind das intakte Ortsbild und die Architektur von Gion A. Caminada. Blick nach Nordosten. Suisse. tout naturellement. Parc Adula dans les Grisons. Vrin au fin fond de la vallee de la Lumnezia a 1448 m d'altitude. La structure intacte du village et l'architecture signee Gion A. Caminada sont caracteristiques. Vue vers le nord-est. Copyright by: Switzerland Tourism - BAFU By-Line: swiss-image.ch / Roland Gerth
Foto: Switzerland Tourism

Biosfera de la UNESCO en Entlebuch

La primera reserva de la biosfera UNESCO de Suiza está en el oeste de Lucerna. 400 kilómetros cuadrados de paisaje pantanoso y calcáreo prealpino. Pero no es sólo un lugar para proteger la naturaleza, en la reserva de Entlebuch es posible realizar rutas de senderismo de energía, perderse en rutas guiadas por satélite o encontrarse con un guía que dirija la salida. Además de disfrutar de cuentos de hadas, relajarse en el balneario Kneipp o chapotear en sus baños de fango. ¿No te sientes más relajado sólo con pensarlo?

parque-entlebuch-suiza
Foto: Switzerland Tourism

Museo del Árbol de Enea

Si lo tuyo no es andar por bosques, subir colinas, vadear ríos… vamos, la Naturaleza con mayúsculas, pero quieres seguir disfrutando del verde de Suiza, también han pensado en ti. A pocos metros del lago de Zúrich superior está el museo del Árbol de Enea –en Rapperswil-Jona–: 75.000 metros cuadrados diseñados por el arquitecto paisajista Enzo Enea. Estatuas y 25 especies de árboles –algunos más más de 100 años de antigüedad– junto al moderno edificio de recepción. Un parque en Suiza al que no ir con botas de montaña.

Copyright frei
Copyright frei

Hay estudios que demuestran –vale, hay un estudio casi para cualquier cosa– que la actividad física en un entorno natural, alejado de semáforos y pasos de cebra, es positiva para nuestra salud y nuestra mente... Así que, ¿cuándo dices que vas a cuidarte a Suiza? Reserva tu vuelo con Rumbo, podrás comprobar que es un destino con muchas alternativas y a muy buenos precios.