5 joyas de la Toscana

En “El corazón de Italia” se localiza la región de la Toscana. Destaca por su patrimonio artístico, histórico, económico, cultural y geográfico y por ello, es uno de los destinos más populares en este país. Su capital es Florencia, una verdadera joya a la que se suman Pisa, Siena, San Gimignano y Lucca.

Florencia

El escritor Stendhal describía de forma detallada el fenómeno que experimentó en 1817 en su visita a la Basílica de la Santa Cruz en su libro Nápoles y Florencia: Un viaje de Milán a Reggio. Su cuerpo reaccionó ante la acumulación de belleza. En la actualidad se conoce como síndrome de Stendhal, síndrome de Florencia o “estrés del viajero” y es una enfermedad psicosomática que eleva el ritmo cardíaco, causa vértigo, confusión, temblor, palpitaciones, depresiones e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte bellas o numerosas. La cuna del renacimiento italiano es un goce para los sentidos. De la mano de Brunelleschi nació la nueva concepción urbanística; la escultura con Ghiberti y la pintura con Cimabue o Giotto. Impresionante es la visión desde la plaza de Miguel Ángel como lo son igualmente sus cúpulas, sus viejos tejados, sus puentes o el río Arno.

puente-vecchio-florencia
puente-vecchio-florencia

El Ponte Vecchio en Florencia Entre sus principales monumentos se encuentra la sobresaliente Galleria degli Uffizi que se concibió para acoger las oficinas de las magistraturas florentinas y que data del siglo XVI. Acoge obras maestras como la "Virgen del jilguero" de Rafael y la "Sagrada Familia con San Giovannino" de Miguel Ángel; el Battistero di San Giovanni, del siglo XII, exhibe unas puertas extremadamente valiosas, especialmente la “Puerta del paraíso”, una obra maestra del renacimiento; el Duomo di Santa Maria del Fiore fue diseñado por Brunelleschi en el siglo XIV con un campanario adyacente obra de Giotto; el Museo Nazionale del Bargello, en el palacio homónimo, está dedicado a la escultura; el Palazzo Pitti, perteneció a los Médicis, sirvió como base militar a Napoleón y fue residencia de los Reyes de Italia para finalmente convertirse en un extenso museo. En el exterior del palacio se encuentran unos hermosos jardines, el Giardino di Boboli; la Piazza della Signoria, una de las plazas de mayores dimensiones y corazón de la vida social, alberga el Palazzo Vecchio del siglo XIV, sede el ayuntamiento, y el Ponte Vecchio, el más pintoresco y antiguo, fue el único puente superviviente en la II Guerra Mundial y es uno de los puntos más turísticos de la ciudad.

torre-inclinada-de-pisa
torre-inclinada-de-pisa

La torre inclinada de Pisa en la plaza del Duomo

Pisa

A lo largo de la Piazza del Duomo, también conocida como Piazza dei Miracoli, se alza un conjunto monumental que ha dado fama a la ciudad en el mundo entero. Compuesto por cuatro obras maestras de la arquitectura medieval, el duomo (catedral), el baptisterio, el Campanile (torre inclinada) y el camposanto, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. La torre inclinada de Pisa es el campanario de su duomo y se inclinó al inicio de su construcción en 1173. Merece la pena subir sus casi 300 peldaños y no está de más abstenerse de hacerlo si se padece vértigo. La naturaleza pantanosa del terreno hace que existan otras dos torres inclinadas: el campanario de la iglesia de San Incola y el de la iglesia de San Michele degli Scalzi. En el duomo, del siglo XI y XII, sobresalen sus portales en bronce; el pulpito y el baptisterio que alberga una magnífica pila octogonal. El camposanto se construía entre los siglos XIII y XIV y muestra esculturas romanas y sarcófagos. Otros enclaves destacados de Pisa son: la Piazza dei Cavalieri con el Palazzo della Carovana de Vasari; la iglesia de Santa Maria della Spina y el Museo Nazionale di San Matteo.

Siena

A 70 km de Florencia, su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1995 y mantiene su esencia medieval. Su célebre universidad se fundaba en el siglo XIII, mientras que en su duomo, de estilo gótico, destaca su fachada del siglo XIV y en el interior, su púlpito octogonal y la pila bautismal con bajorrelieves de Donatello, Ghiberti o Jacopo della Quercia. El Museo dell´Opera Metropolitana exhibe la famosa Madonna de Buoninsegna y junto a este se halla el Palacio Buonsignori que alberga la Pinacoteca Nazionale. En la Piazza del Campo se alza el Palazzo Pubblico con su popular Campanile, sede del Museo Cívico y la torre del Mangia. La elegancia del Renacimiento queda patente en el Palazzo Piccolomini, que data del siglo XV.

San Gimignano

Situada a 56 km de Florencia, se eleva sobre las colinas de la Toscana; su relevancia se debe a su origen y arquitectura medieval junto con sus torres y porque durante la Edad Media era una parada en las peregrinaciones a Roma por la vía Francigena. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1990. Está formado por cuatro plazas: la Piazza della Cisterna, Piazza Duomo, Piazza Pecori, y Piazza delle Erbe. De sus 72 casas-torres, que fueron construidas por las familias patricias que la gobernaban como símbolo de riqueza y poder, solo quedan 14 en la actualidad. Los enclaves más destacados son: la Collegiata, una antigua catedral con obras de Ghirlandaio; la iglesia de Sant´Agostino, del siglo XIII y el Museo Cívico, en el Palazzo del Popolo, con una buena colección de arte renacentista.

iglesia-san-miguel-en-foro
iglesia-san-miguel-en-foro

Iglesia de San Miguel en Foro en Lucca

Lucca

A algo menos de 20 km de Pisa, se encuentra esta coqueta y atractiva ciudad. A los amantes de la música les gustará saber que cuatro importantes compositores nacieron en ella: Francesco Geminiani, Luigi Boccherini, Alfredo Catalani y Giacomo Puccini, que es recordado en su Casa Natal, convertida en museo. En su casco histórico, sus murallas han permanecido casi inalterables al paso del tiempo; en la plaza de San Miguel, la iglesia de San Miguel en Foro se localiza en la ubicación de un antiguo foro romano. Su catedral, del siglo XVII, se halla en la plaza de San Martín. En la plaza de Napoleón, se alza el Palacio Ducal en el que destaca la espléndida Scala Regia. Entre los atractivos de Lucca no hay que olvidar la torre de Reloj; el Museo Nacional del Palacio Mansi y la pinacoteca Museo Nacional de Villa Guinigi. Fotos | Elisa Blanco