15 cosas que hacer y ver en Oporto

Iker Casillas y Sara Carbonero están más que instalados en la ciudad portuguesa y a Iker ya podemos ‘leerlo’ defendiéndose a la perfección con el portugués en su cuenta de Instagram, donde además ya va compartiendo fotografías con su nuevo equipo y en su nueva ciudad. Tanto él como su chica, Sara Carbonero, se van a convertir en la mejor imagen de Oporto y seguro que más de uno ya se está planteando conocer esta encantadora ciudad, a orillas del Duero…  Buscas hoteles baratos y vuelos a Oporto en nuestra web rumbo.es En este post queremos recoger 15 experiencias (podrían ser muchas más!) que harán enloquecer de amor por este lugar a la mediática pareja. 1. Recorrer en barco el Duero hasta su desembocadura en el Atlántico. Seis puentes conectan las dos orillas del río. Los que tienen más encanto son los ravelos, tradicionales en la urbe, que eran utilizados tradicionalmente para llevar las barricas de vino desde los viñedos a Vila Nova de Gaia. 2. Subirse al tranvía número 22 para recorrer el centro. Es uno de los más pintorescos y suele ser muy frecuentado por turistas. No obstante, tiene mucho de bucólico el recorrido circular que realiza desde Rua de Caro hasta Batahlha. Actualmente existen tres líneas de tranvía en Oporto, todos ellos con una función meramente turística.

tranvia oporto
Tranvías en Oporto. Foto: Ernst Kers/ Flickr CreativeCommons.

3. A vista de pájaro desde la torre de los Clérigos. 240 escalones para contemplar la mejor panorámica de la urbe. Esta construcción barroca está ene l casco antiguo y tiene una altura de más de 75 metros. 4. Librería Lello e Irmao, el edén de los libros. Cerca de la torreo de los Clérigos se encuentra la que está considerada una de las librerías más bonitas del mundo. Puede que os resulte incluso familiar, pues se dice que las escaleras de Hogwarts en los libros de Harry Potter se han inspirado en el majestuoso interior de este edificio. De fachada modernista, con detalles neogóticos, en el interior destaca la madera y grandes vidrieras, con una gran escalera central. 5. Cruzar los 390 metros del puente Luis I, que une Oporto con Vilanova de Gai. Este es el más emblemático y avanzado, tiene dos pisos, uno superior de 390 metros y otro inferior de 174. En uno y otro hay pasarelas para que las personas puedan pasar caminando. En la parte de arriba tenemos una panorámica del Duero que más nos va a enamorar. 6. Zambullirse en una piscina que desemboca en el mar. El arquitecto Álvaro Siza fue el artífice, en 1961, de las piscinas de agua salada das Marés, situadas sobre un macizo rocoso, frente a la costa atlántica de la localidad de Matoshinhos.

oporto-vista-panoramica
oporto-vista-panoramica

7. Hacerse con las delicias gastronómicas locales en la encantadora Pérola do Bolhao. La que fuera una tienda de cerámicas y porcelanas –a la que debe su llamativa fachada art nouveu repleta de azulejos- es hoy un establecimiento donde encontrar productos locales de la mejor calidad: quesos, embutidos, vinos de diferentes bodegas de Oporto…

perdola do bolhao oporto
A Pérola do Bolhao, en Oporto. Foto: Yellow.Cat/ Flickr CreativeCommons.

8. Perderse cual portuense (también llamados tripeiros) en el Mercado do Bolhao. Cerca de la avenida de los Aliados está uno de los puntos más animados de la urbe. Se puede comprar carne, pescado, frutas, flores y otros muchos productos en un inmenso y decadente edificio que conserva la esencia de Oporto. 9. De tiendas por la Rua Santa Catarina. Calle peatonal de la parte alta de la ciudad que arranca en la plaza de Batalha. Es la zona comercial más importante, llena de tiendas y comercios, restaurantes y cafeterías. 10. Café en el Majestic. En Santa Caterina se encuentra uno de los cafés más emblemáticos de la ciudad, un elegante café de los años 20 que reunió a personajes muy ilustres de principios del siglo XX, cuando empezó a funcionar. Declarado patrimonio cultural por el gobierno portugués en 1983, se reabrió en 1994.

cafe majestic en oporto
Café Majestic. Foto: One Photo, Everyday/ Flickr CreativeCommon.

11. Selfie desde el Passeio das Virtudes. Este se alza sobre la acera de las virtudes, con jardines y que termina en la fuente de virtudes, constituyendo un balcón con maravillosas vistas hacia el Duero, hasta su misma desembocadura. 12. Visitar las bodegas de Vila Nova da Gaia y catar sus vinos. En esta localidad se ubican la mayoría de las bodegas en las que se elabora el vino fortificado más famoso del mundo, el Oporto. Si os gustan los buenos caldos, no dejéis de visitar alguna de estas y disfrutar de una buena cata, de tinto y blanco. Entre las más famosas, Ramos Pinto, Sandeman, Ferreira y Calem. 13. Por sus fachadas las reconocerás: las iglesias de Oporto. Recomendable hasta los menos aficionados a la arquitectura sacra. La ciudad cuenta con un buen número de templos. Son especialmente llamativos los azulejos que adornan sus fachadas. Tomad nota de estos nombres: San Francisco, la del Carmen, la de San Ildefonso y la capilla de las Almas.

iglesias de oporto
Iblesia de San Ildefonso, Oporto: Foto: Turismo En Portugal/ Flickr CreativeCommons.

14. Degustar una riquísima francesinha. Los foodies hablan de uno de los mejores sándwiches del mundo y son originarios de Oporto. Están llenos de varios tipos de embutido (salchicha, jamón, bistecs de carne, quesos locales) y lleva salsa picante, preparada con tomate y cerveza. Se usa pan de molde tostado, después se cubre con queso y se sirve con patatas fritas y un huevo frito encima. ¡Fuera dieta! 15. Banda sonora de la ciudad, de un país, el fado. El cierre lo ponemos con una sugerencia especial: escuchar fado en algunos de los locales más recomendables de la ciudad. Casa da Mariquinhas, cerca de la Catedral, es el más antiguo de Oporto. También destacan Mal Cozinhado, O Fado, Café Guarany y Casa de Santo António.  


Foto destacada: Antonio López/ Flickr CreativeCommons.