10 sitios que nos debes dejar de ver en Etiopía

dodola-etiopia
dodola-etiopia

Durante los últimos años, Etiopía se está convirtiendo en uno de los destinos emergentes del panorama turístico africano. Y es que Etiopía es el África más real. Pocos son los que saben que Etiopía es el único país africano que no pasó un largo tiempo subyugado bajo la ocupación de los colonizadores europeos. El espíritu indómito de sus gentes les hizo inconquistables y, por esta razón, mantienen una cultura y tradiciones que nacen de las raíces de África y son distintas al resto de países del continente negro. Si a eso le sumas un paisaje exuberante y lleno de contrastes, un rico legado arqueológico y unas gentes espectaculares, se convierte en el gran destino que es. Necesitarás al menos un mes para conocer bien el país. Para ello, os dejamos una lista de los imprescindibles que ver en Etiopía:

1. Las montañas Simien

simien-montañas
simien-montañas

Ubicadas en la zona norte del país, es una de las zonas más salvajes y escarpadas de África, contando con varias cimas por encima de los 4.000 msnm. Entre ellas, podrás contemplar (y ascender) el Ras Dashen, que con sus 4.550 msnm es el pico más alto de Etiopía. La flora y la fauna de las Simien es bastante particular, encontrando especies endémicas como la Lobelia Gigante, una especie de palmera de menor tamaño, y el pequeño lobo etíope. Para explorar el Parque Nacional de las montañas Simien podéis contratar los servicios de las muchas empresas que los ofrecen en la pequeña ciudad de Debark (al pie del Parque Nacional) o Gondar. La duración habitual de los trekking suele ser de 3 días y 2 noches, aunque puedes variarlo según tus preferencias. Te aconsejamos que visites las montañas entre noviembre y enero, justo después de la estación de lluvias, cuando todo refulge con un verdor de otro planeta.

2. Gondar, ciudad de reyes

Conocida con el sobrenombre de “Camelot de África” la ciudad de Gondar sirvió de capital de la Etiopía imperial. Aquí asentaron sus reinos los reyes cristianos desde el siglo XVII hasta su extinción. Maravillados por las construcciones de los reyes y señores europeos, los monarcas etíopes decidieron levantar castillos como los de aquellos. Hoy en día, Gondar es otra ciudad africana cualquiera, pero en cuyo centro urbano se halla un recinto medieval que llama poderosamente la atención. Un anacronismo que se ha convertido en su mayor foco de atracción turística.

3. El Lago Tana

tana-barco
tana-barco

La fuente de agua dulce más importante de Etiopía es, a su vez, un lugar mítico. La historia etíope está llena de mitos y leyendas, frutos de una transmisión oral continuada y unos oyentes muy crédulos. Se dice que en una isla del lago Tana paró a descansar la Virgen María en su regreso de Egipto y que también aquí estuvo escondida el famoso Arca de la Alianza del Rey Salomón durante muchos años. Creas o no estas historias, merece la pena explorar el lago Tana y sus islas. Para ello puedes coger uno de los tours de un día en lancha rápida. El guía te mostrará el lago y las iglesias centenarias que se levantan en algunas de sus islas. Si eres un aventurero, toma el ferry de mercancías que parte cada domingo de Bahir Dar y vive la experiencia de cruzar el lago en día y medio, parando y durmiendo en aldeas locales.

4. Bahir Dar

bahir-dar
bahir-dar

Esta ciudad es uno de los lugares vacacionales preferidos por los propios etíopes. Bares, hoteles y restaurantes se distribuyen cerca de la orilla del Lago Tana. El ritmo de vida es más calmado que en otras grandes ciudades y la gente viene aquí a divertirse y relajarse. Un buen lugar para aprender algo de los bailes y bebidas etíopes o tomarse una cerveza contemplando los atardeceres sobre el lago Tana desde cualquiera de las terrazas que se asoman a él.

5. Harar

La amurallada ciudad de Harar, en el este de Etiopía, fue uno de los centros islámicos más importantes de África durante la Edad Media. Su esplendor comercial le llegó al encontrarse en la ruta de las mercancías que venían e iban hacia el mar. Hoy en día es una de las ciudades más liberales y relajadas de Etiopía. Dentro de sus murallas, estrechas calles de estilo árabe se entremezclan para desembocar en casi un centenar de mezquitas de todo tipo. Bares y teterías llenan las calles. Descubre su antigua cultura de una manera relajada. Si quieres hacer algo exótico, busca al Hombre Hiena. Este personaje te acompaña por la noche a dar de comer a las hienas de tu propia mano. Una tradición que se conserva durante décadas.

6. Dodola y las montañas Bale

dodola3
dodola3

Las montañas Bale ofrecen las mejores opciones de trekking de Etiopía. Extensos bosques se extienden al pie de las montañas y son cruzados por senderos muy poco transitados. Una auténtica experiencia en la naturaleza. Justo a las puertas, encontrarás la pequeña ciudad de Dodola. En los bosques de alrededor, unos alemanes crearon un sistema de cabañas bien equipadas que permite a los excursionistas poder realizar un buen circuito de seis días por la naturaleza. Aldeas a 3.000 metros, plantaciones, bosques y ríos conforman una experiencia preciosa.

7. El volcán Erta Ale

Este volcán, que mantiene uno o dos lagos de lava activos, es el mayor espectáculo visual de Etiopía. Se encuentra al noreste del país y para llegar a él tienes que, obligatoriamente, contratar un caro convoy que cuenta con protección armada. Hubo un atentado a turistas hace unos años y, desde entonces, las medidas de seguridad son muy estrictas. Otro inconveniente es la alta temperatura que se soporta en ese desierto. El termómetro puede llegar a marcar los 45 grados. ¡Nadie dijo que fuera fácil! Eso sí, el lugar es espectacular.

8. El Valle del Omo

En el Valle del Omo, en el extremo sur de Etiopía, encontrarás tribus milenarias que siguen viviendo según las costumbres de sus ancestros. Hace unos años que se abrieron a los turistas pero también es cierto que es a un precio determinado. Tendrás que ir en un tour organizado y, si quieres fotografiar a sus gentes con sus vistosos adornos corporales, tendrás que pagar.

9. Lalibela

Las iglesias excavadas en piedra de Lalibela son famosas en el mundo entero. A más de 2.500 msnm se halla esta pequeña ciudad cuyo conjunto monumental fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1978. Aquí puedes admirar iglesias ortodoxas de hasta un milenio de antigüedad.

10. La gente

retrato-etiopia
retrato-etiopia

Dejamos para el final la razón más importante para viajar a Etiopía. Los etíopes son gentes amables, hospitalarias, honestas, nobles, duras, sonrientes y valientes. Si te comportas de manera abierta y respetuosa harán que te sientas como en casa y compartirán lo que tienen contigo, sin pedir nada a cambio. Uno de los mejores pueblos del mundo.   Y tú, ¿conoces Etiopía? Si es así, ¿qué otros lugares nos puedes recomendar? Si no, reserva ya tu vuelo a Etiopía y conoce este país único