10 pubs que no debes dejar de visitar en Irlanda

Todos hemos visitado en algún momento de nuestra vida un pub irlandés y tenemos una imagen más o menos clara de cómo son. Mucha cerveza (¡Guinness!) y whiskey, el billar, la acogedora oscuridad, el escenario para la música en directo… pero ¿cómo de reales son esos pubs irlandeses que visitamos en España o cualquier país que no es el originario? ¿no tendríamos que visitar los auténticos, los que pueblan las calles de todas las ciudades y pueblos de Irlanda? Un viaje a Irlanda es siempre buena idea. Podemos limitarnos a alguna ciudad, a varias o a huir a la naturaleza y quedarnos boquiabiertos ante acantilados, rocas y montañas. Sea cual sea el plan hay algo que debemos hacer sí o sí: visitar un pub irlandés. Lo bueno es que no importa lo perdido y lejos de la civilización que creas estar… ¡siempre tendrás un buen pub en los lugares más insospechados! Si prefieres ir a tiro fijo, aquí tienes 10 pubs que debes visitar en Irlanda al menos una vez en tu vida:

1. The Stag’s Head (Dublín)

Stag's Head

  Construido en 1770, su última remodelación data de 1895, por lo que entrar en él es como retroceder siglo y medio. Es un clásico, grande y pintoresco, de esos que aparecen en películas y anuncios con bastante frecuencia. Y fue siempre bastante popular: James Joyce era un habitual, Quentin Tarantino lo ha visitado, y hasta el líder revolucionario irlandés Michael Collins solía tomarse allí sus pintas. En el piso de abajo hay música en directo todas las noches.

2. Sin é (Cork)

Sin É

Situado al lado de una funeraria, el nombre de este pub tiene un regusto macabro: “Sin é” significa algo así como “eso es todo”. Pero no dejes que esto te asuste e impida que visites uno de los mejores pubs del país: abierto desde 1889, se trata de un pub en el que habituales y turistas se mezclan sin problemas, siempre y cuando los recién llegados se comporten y acepten las cosas tal como son. Hay, por supuesto, mucha música tradicional irlandesa en directo y siempre la ha habido, incluso en las épocas en las que estaba peor vista.

3. Tig Cóilí (Galway)

Tig Coili

El Tig Cóilí es conocido principalmente por sus sesiones de música tradicional en directo, muchas veces improvisadas. Músicos locales, pero también de los que van viajando y encuentran en este pub una especie de hogar temporal. Los propios dueños del pub (es una empresa familiar) son buenos músicos, así que muchas veces los encontrarás a ellos tocando.

4. Maddens Bar (Belfast)

Madden's Bar
Madden's Bar

Foto: Albert Bridge [CC BY-SA 2.0>, via Wikimedia Commons

Nos vamos a Irlanda del Norte, donde también tienen pubs dignos de visita. El Maddens Bar quizá no te atraiga demasiado desde fuera, pero no te fíes, es una visita obligada si vas a Belfast. Además de música tradicional irlandesa todas las noches, puedes asistir a clases de danza para vivir la experiencia completa. Además de todo tipo de bebidas típicas, ofrecen también algunos snacks para llenar el estómago de algo que no sea líquido.

5. Hi-B (Cork)

Aviso: apaga el móvil antes de entrar en este pub, ya que está prohibido usarlo y Brian, el dueño, no dudará en echarte si te ve mirando la pequeña pantalla en vez de a tus amigos o tu Guinness. Pero ¿para qué ibas a querer mirar el móvil, de todas formas? El Hi-B es una experiencia de esas que hay que tener sin intermediarios. Un pub pequeño y acogedor con otra regla de oro: si bebes para olvidar, paga por adelantado.

6. Mulligan’s of Poolbeg (Dublín)

Mulligan's

Desde que abrió sus puertas en 1782, el Mulligan’s de la calle Poolbeg en Dublín ha permanecido casi inalterable, inmune al paso del tiempo. Este se adivina en los techos grises del humo de los cigarrillos de más de dos siglos, en los paisanos de la barra que sabes             que llevan visitando el pub desde que eran jóvenes, en el hecho de que, además de obreros y trabajadores de oficinas cercanas, ahora haya también turistas en este templo. Los móviles están prohibidos. Recuerda que estás viajando al siglo XVIII.

7. O’Connells, Portobello (Dublín)

No todo es siempre una mezcla entre habituales jubilados y turistas. Aquí entra también la gente joven de Dublín, que en la zona de Portobello son muchas veces hipsters. Hay quien dice que la mejor Guinness se sirve aquí, pero por supuesto hay muchos pubs que se disputan ese honor. Lo mejor, claro, es probarla por ti mismo. Oh, y a veces hay noches de karaoke, si tienes esa suerte quédate para un espectáculo sin igual.

8. Smugglers Creek (Rossnowlagh)

Smuggler's Creek

Con buena comida y bebida, este pub no destacaría entre el resto si no fuese por un elemento extra diferencial con el que no pueden contar sus vecinos de grandes ciudades o interior: unas increíbles vistas sobre la bahía Rossnowlagh y el océano Atlántico. Perfecto para tomarte una pinta mientras observas a los surfistas o, si surfear es lo tuyo, darte un merecido homenaje tras coger algunas olas.

9. Foxy John’s (Dingle)

Foxy John's

¿Una ferretería, taller de bicis y pub tradicional en el mismo lugar? ¿Por qué no? Eso es precisamente lo que ofrece el Foxy John’s, algo tan especial que merece una visita. Puedes tomarte una Guinness mientras te arreglan la bici o simplemente pasar a beber algo tras hacerte con unas cuantas herramientas.

10. Henry Downes Bar (Waterford)

Downes

Si quieres un whiskey realmente especial, no dudes en pasarte por el Henry Downes Bar si visitas Waterford. Este negocio familiar abierto a finales del siglo XVIII es uno de los pocos pubs que todavía fabrican y venden su propio whiskey: tienen diez variedades distintas, aunque es la número 9 la que todo el mundo dice que hay que probar. Foto de portada: Fabrizio Sciami / Flickr Licencia CreativeCommons