10 Patrimonios de la Humanidad en España

44 lugares espectaculares convierten a España en el tercer país del mundo en lo que a ‘Patrimonios de la Humanidad’ se refiere, solo superada por China e Italia. Si les preguntamos que nos digan alguno de ellos, seguramente nos hablen de la Alhambra de Granada, de Altamira y sus cuevas, de Santiago de Compostela o de ciudades tan hermosas como Ávila, Salamanca, Cáceres o Cuenca. En este post queremos homenajear a otros ‘Patrimonios’ que nos hacen estar igualmente orgullosos de un país, España, rico en historia, cultura y con unos parajes naturales únicos. 1.       Arquitectura mudéjar Aragón El arte mudéjar floreció en la Península entre los siglos XII y XVII. Ornamentación árabe y conservación de elementos artísticos propios del Cristianismo eran –y son- dos de las principales características de una manifestación única en el mundo, resultado de la fusión de la convivencia de tres culturas muy diferentes –cristiana, islámica y judía. Aragón es una de las regiones que conservan más y en mejor estado monumentos propios de esta disciplina, lo que le valió entrar en la lista de la Unesco en 1986 y a ampliarse su presencia en este ranking en 2001.

zaragoza
zaragoza

Imprescindibles: en Teruel, Catedral de Santa María de Mediavilla, torre e iglesia de San Pedro, torre de la iglesia de San Martín, torre de la iglesia del Salvador; en Calatayud, ábside, claustro y torre de Santa María; iglesia parroquial de Santa Tecla de Cervera de la Cañada; iglesia de Santa María de Tobed; restos mudéjares del Palacio de la Aljafería, torre e iglesia parroquial de San Pablo y ábside, parroquieta y cimborrio de la Seo, todos ellos en Zaragoza 2.       Doñana Una diversidad ecológica y paisajística única hacen que este Espacio Natural sea por derecho, y desde 1994, Patrimonio Mundial de la Unesco. Playas, dunas móviles y fósiles, matorrales, monte bajo, aves en peligro de extinción… El Parque de Doñana, situado en Andalucía, se extiende en la margen derecha del estuario del río Guadalquivir, cerca de su desembocadura en el Atlántico. Esta extraordinaria diversidad ecológica y paisajística lo han convertido en uno de los espacios medioambientales más emblema´ticos del Viejo Continente y es una de las zonas húmedas más valiosas e importantes de Europa.

doñana
Doñana. Foto: Jose Luis RDS/ Flickr CreativeCommons.

Una de las mejores formas de conocer Doñana es subidos en todoterreno, con dos rutas, una que recorre la zona sur y otra que va hacia el norte, adentrándose en la marisma. También se puede hacer senderismo e incluso hay algunas pistas adecuadas para ir en bicicleta. 3.       Monumentos de Oviedo y el Reino de Asturias Durante el siglo IX, la llama del cristianismo siguió fuertemente perdida en un pequeño reino del norte de España, en Asturias, dando pie a una variedad artística bautizada como prorrománico. Los asturianos fueron así pioneros de un estilo que dejaría en estas tierras muestras muy representativas de sus líneas más características que a día de hoy se conservan muy bien: las iglesias de Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo, Santa Cristina de Lena, San Julián de los Prados, la Cámara Santa de la Catedral de San Salvador, en Oviedo, y La Enfolcada.

oviedo
Catedral de San Salvador, Oviedo. Foto: David Álvarez López/ Flickr CreativeCommons.

Conocer de cerca estos sitios es un buena aliciente para buscar vuelos baratos a Oviedo y pasar unos días en la capital asturiana. En Otoño la urbe cuenta con una magnífica oferta de ocio y cultura que dan aún más motivos para escaparse unos días. 4.       Obras de Gaudí Las ‘manos’ de este arquitecto catalán se reconocen en no pocos puntos de Barcelona. Este revolucionario de la arquitectura y las técnicas de construcción supuso una auténtica evolución a finales del siglo XIX y principios del XX, lo que le ha valido que siete edificios planificados por Antoni Gaudí están inscritos en esta lista de la Unesco –entre 1984 y 2005. Su intervención no solo se deja notar en el propio diseño arquitectónico de los complejos, sino también en escultura, en artes decorativas e incluso en jardinería.

barcelona-Parc-Guell
barcelona-Parc-Guell

    Si habéis visitado Barcelona -sino estáis a tiempo, existe una gran oferta de vuelos baratos a Barcelona- es más que probable que hayáis visitado el Parc Güell o la Sagrada Familia. Son dos de sus obras más reconocidas. Él firma también el Palacio Güell, Casa Milá, Casa Vicens, Casa Batlló y la cripta de la Colonia Güell. 5.       Monasterio de Poblet, Cataluña En la comarca de la Conca de Barberá, entre Vimbodí y L’Espluca de Francolí, rodeado de densa vegetación y de numerosas fuentes y riachuelos, se alza Poblet, un impresionante conjunto arquitectónico, considerado uno de los monasterios más grandes de Europa. Es Patrimonio de la Humanidad desde 1991 y recibe año tras año numerosas visitas que se dejan sobrecoger por las dimensiones del complejo que otrora fuera residencia real en la que han vivido los principales monarcas de la Corona de Aragón.

poblet
Monasterio de Poblet. Foto: Francis Raher/ Flickr CreativeCommons.

Forma parte de la Ruta del Císter, por lo que se puede organizar una ruta muy interesante que recorra los lugares más representativos de esta. Pasa por Santes Creus, llega a Poblet y le sigue Valona de les Monges. Se puede visitar de lunes a domingo y se abre en unas horas muy concretas, por lo que es recomendable informarse antes para no encontrarse el lugar cerrado. 6.       Conjunto arqueológico de Tarragona Los primeros asentamientos de los romanos tuvieron como destino la antigua ciudad de Tarraco. Llegó a ser un punto administrativo y mercantil de gran importancia en la España romana y fue el centro del culto imperial en la Península. Todo esto hizo que se realizaran numerosas obras y edificaciones de las que hoy se conservan restos de la muralla construida en el 218 a.C., el circo romano, un anfiteatro con capacidad para más de 14.000 espectadores, el teatro y la torre del Pretorio. Al norte de Tarragona, a unos cuatro kilómetros, está el Puente del Diablo y el acueducto de les Ferreres.

tarragona
Anfiteatro romano en Tarragona. Foto: Joan Grífols/ Flickr CreativeCommons.

Desde agosto de este año, Tarraco recibe también el título de ‘Lugar de Valor Excepcional’, reconocimiento máximo que puede llegar a obtener un bien que ya estaba considerado Patrimonio Mundial. 7.       Lonja de la seda de Valencia Este edificio se construyó entre 1482 y 1533 para comerciar este preciado tejido. La lonja de la seda es una de las joyas de la arquitectura gótica civil de España y se alza majestuosa en el corazón de Valencia. Una de las estancias que más impresionan es la Sala de Contratación, con ocho columnas centrales y dieciséis laterales.

valencia
Lonja de la Seda, Valencia. Foto: Stijn Nieuwendijk/ Flickr CreativeCommons.

En total, lo forman cuatro áreas bien diferenciadas: el señalado Salón de la Contratación, donde se realizaban transacciones comerciales; la torre, compuesta de dos pisos altos y una planta baja con capilla y cárcel; el Consulado del Mar, donde se resolvían sitios entre los mercaderes y que tiene influencia renacentista; y el Patio de los Naranjos. 8.       Monasterios de San Millán de Yuso y de Suso Entre las provincias de Burgos, La Rioja y Soria se encuentra la sierra de la Demanda, un espacio natural protegido que aguarda entre sus muchos atractivos varios ‘Patrimonio’s de la Humanidad’. Es aquí donde se alzan dos monasterios, el de San Millán de Yuso y Suso que la Unesco reconoció en 1997. Este sitio se considera cuna de la lengua española y de la literatura, con Gonzalo de Berreo, uno de los máximos representantes del mester de clerecía.

la rioja
Monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla, La Rioja. Foto: Jorge López/ Flickr CreativeCommons.

El Monasterio de Yuso –en castellano antiguo, el de abajo– está en la montaña, concretamente en la villa de San Millán de la Cogolla (provincia de La Rioja, en la margen izquierda del río Cárdenas) y mezcla románico y mozárabe. Por su parte, el de Suso –el de abajo–, se construyó como ampliación y alberga lasa reliquias de San Millan de la Cogolla. 9.       Puente de Vizcaya En 1893 finalizaban las obras de un puente-transbordador monumental que está reconocido por la Unesco desde 2006. Diseñado por el arquitecto vizcaíno Alberto de Palacio y Elissague, tiene 45 metros de alto y 160 de largo y cruza el río Nervión en el estuario de Ibaizábal, al oeste de Bilbao. Fue el primero del mundo que permitió el paso de navíos por el río y el transporte de pasajeros y vehículos de orilla a orilla gracias a una entonces revolucionaria barquilla suspendida. Modelo de construcción de infraestructuras similares en otros puntos del mundo y especialmente innovador en su tiempo por la utilización de cables de acero ligeros de torsión alternada.

vizcaya
Puente colgante. Foto: Bilbao Kultur Lab/ Flickr CreativeCommons.

El puente de Vizcaya está considerada una de las realizaciones más importantes de la Revolución Industrial en lo que a arquitectura metálica se refiere. Uno de los iconos que conforman el imaginario colectivo en relación al País Vasco. 10.   Parque del Garajonay, en la Gomera Considerado un ‘fósil viviente’, este parque natural se encuentra en el corazón de la canaria isla de La Gomera. Acoge un bosque de laurisilva canaria –un ecosistema proveniente de la Era Terciaria que desapareció por los cambios climáticos– que ocupa más de 4.000 hectáreas, es decir, un 11% de la isla, y presenta más de 200 especies diferentes de flora. Las nubes y la niebla, prácticamente dos habitantes más del lugar, dotan de más encanto si cabe a este precioso paraje natural que está lleno de manantiales y arroyos debido a la gran humedad existente.

gomera
Parque del Garajonay. Foto: Vicente Molina/ Flickr CreativeCommons.

Tras el nombre del parque una historia de amor, una leyenda que tiene como protagonistas a la princesa Gara y Jonay, de Tenerife. Es Patrimonio de la Humanidad desde 1986.


Foto destacada: Santi/ Flickr CreativeCommons.