10 ciudades bañadas por el Atlántico

El Océano Atlántico representa el 16% de la superficie del planeta. Con América a un lado y Europa y África al otro, durante siglos separó las metrópolis europeas de sus colonias americanas; pero por suerte las distancias son cada vez menores. Si piensas hacer un viaje transoceánico en tus próximas vacaciones, no te pierdas estas 10 propuestas de ensueño a orillas del Atlántico. 1. La Coruña Empezamos cerca de casa, pero La Coruña es una ciudad que vale la pena visitar. Hoy en día podemos disfrutar de vuelos baratos a la Coruña desde toda la península, con lo cual no hay excusa para no escaparnos. Más allá de la espectacular Torre de Hércules, del Castillo de San Antón en su puerto o su espectacular casco viejo, nos quedemos con la posibilidad de disfrutar de los placeres de la gastronomía gallega: pulpo, mariscos, lacón con grelos o las empanadas, siempre bien maridado con un vino gallego.

cabo ortegal galicia
El cabo Ortegal, en Ortegal, La Coruña.

  2. Oporto Unos kilómetros al sur está Oporto, que pese a la competencia de Lisboa o el Algarve se consolida como uno de los principales destinos turísticos de Portugal. Entre las visitas obligadas están la Avenida de los Aliados, que nos conduce a la Plaza de la Libertad, el Palacio da Bolsa, la Catedral, la Iglesia de los Clérigos y la famosísima Librería Lello e Irmao.

Oporto
Ponte Luis I, Oporto. Foto: manuelfouce/ Flickr CreativeCommons.

  3. El Algarve Dejamos las ciudades para irnos a esta turística región del sur de Portugal. Sus playas son eternos arenales delimitados por unos acantilados que le dan unos aires de cuentos. También tenemos la espectacular Ría Formosa, con sus islas prácticamente desiertas y unas pequeñas bahías protegidas por las rocas donde podemos disfrutar de un baño en las tranquilas aguas del Atlántico. Faro o Portimao son sus dos ciudades más conocidas.    

Algarve
Algarve

4. Cádiz Volvemos a España, concretamete a la Tacita de Plata. Cádiz, situada en un tómbolo (una isla unida a la península por un pequeño istmo), nos ofrece desde restos de su pasado romano como el Teatro Romano hasta los modernos puentes sobre el Atlántico para cruzar al otro lado de la Bahía, declarada Parque Natural. No te pierdas la Catedral de la Santa Cruz, junto al mar, su gastronomía, sus carnavales -y las famosas chirigotas- ni la Playa de la Victoria, una de las mejores playas urbanas de Europa.

Bolonia. Foto: Leo Hidalgo/ Flickr CreativeCommons.
Bolonia. Foto: Leo Hidalgo/ Flickr CreativeCommons.

    5. El Hierro Podíamos haber elegido cualquier isla del archipiélago canario, pero nos quedamos con la más pequeña de las siete. El Hierro es un paraíso natural, como demuestran los 46 puntos de inmersión donde podemos disfrutar de un fondo marino único o el hecho de que sea una isla 100% sostenible. Reserva de la Biosfera, el contraste entre acantilados, verdes bosques, azul Atlántico y las zonas volcánicas conforma un paisaje único.

El Hierro, considerado el mejor destino europeo para bucear tanto por sus impresionantes paisajes submarinos. Foto: Philippe Guillaume/ Flickr cc.
El Hierro, considerado el mejor destino europeo para bucear tanto por sus impresionantes paisajes submarinos. Foto: Philippe Guillaume/ Flickr cc.

    6. Islas Azores Este pequeño paraíso en medio del Atlántico es el lugar ideal para desconectar. Su oferta turística es muy amplia, desde disfrutar de sus playas, su flora y fauna o de las rutas de senderismo hasta deportes de aventura como el parapente, el surf, el barranquismo o el buceo. Sao Miguel es la isla más conocida, puerta de entrada al archipiélago para la mayoría de turistas, pero Terceira también es un destino interesante. Además de ser un destino barato te sorprenderá su cocina, en especial los pescados y terneras.

islas azores
islas azores

  7. Staten Island Sonará a tópico, pero no podemos dejar de hablar de la costa atlántica americana sin hacer escala en Nueva York. Nos quedamos con uno de los distritos más relajados de una ciudad frenética, una isla a la que podemos acceder en ferry mientras disfrutamos de una perspectiva única de la Estatua de la Libertad y de los rascacielos de Manhattan. El Museo Tibetano o el Garibaldi-Meucci Museum seguro que también te dejan boquiabierto.     8. Cartagena de Indias Llegamos a Sudamérica, y lo hacemos en uno de los grandes puertos más importantes de la época colonial española. Declarada Patrimonio de la Humanidad, no te puedes perder su casco histórico, reflejo de la arquitectura colonial española como demuestran el Castillo de San Falipe, las calles coloniales, la Torre del Reloj, el Palacio de la Inquisición y sus murallas. Cartagena de Indias completa su oferta con playas como Boquilla, Bocagrande, El Laguito o Castillo Grande, además de las islas del Rosario y Barú.  

historic-center-of-cartagena-with-several-important-churches-visible
historic-center-of-cartagena-with-several-important-churches-visible

9. Río de Janeiro Una de las ciudades de moda, que será olímpica el próximo verano y que forma parte de todos los circuitos turísticos por Brasil. Su éxito se basa en playas espectaculares como las de Copacabana o Ipanema, tan icónicas como el Cristo Redentor que vigila la ciudad desde lo alto del Pan de Azúcar. Su carnaval, una de las fiestas más coloridas y famosas del mundo, el Parque Nacional de Tijuca, el bosque urbano más grandes del mundo, o Maracaná completan las visitas obligadas en Río.

Vista de Rio de Janeiro
Vista de Rio de Janeiro

  10. Mar del Plata Conocida como la Biarritz argentina, acabamos en esta ciudad 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, una ciudad balneario que guarda bastantes similitudes con la francesa. Hay que pasear por la Rambla, donde está la estatua del lobo de mar, símbolo de la ciudad, el Hotel Provincial y Casino, disfrutar de edificios tan peculiares como la Casa Puente, el Torreón del Monje y la Torre Tanque o aprovechar para desconectar en alguna de sus playas, en especial las del centro y sur de la ciudad.